Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El buque insignia hace aguas

Isofotón plantea un ERE para 380 trabajadores, el 67% de la plantilla

La Junta revisa las ayudas concedidas a la fábrica de placas malagueña

Un trabajador de Isofotón manipula un panel solar. Ampliar foto
Un trabajador de Isofotón manipula un panel solar.

Isofotón era la empresa líder en la fabricación de placas solares en España. Hasta la crisis. Ahora, después de 32 años de actividad, prepara un expediente de regulación de empleo (ERE) que supondrá despedir a 380 de sus 669 empleados de la planta del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) en Málaga. La Junta revisará las ayudas concedidas, ya que estaban vinculadas al empleo, que no se mantendrá.

Isofotón nació en el año 1981, llegó a contar con 1.100 empleados, se situó entre las diez primeras fábricas del mundo, exportó el 90% de su producción, la facturación ascendió a 106 millones de euros y los beneficios ascendieron a 7,74 millones.

Pero el parón inmobiliario frenó los pedidos y emergió la industria china. “Los precios se han desplomado y los módulos solares cuestan ahora hasta un 20% menos que hace cinco años. A mí no me ha sorprendido este anuncio [de ERE] porque en España había muy pocas empresas de células solares y las que había han desaparecido. La situación es compleja pero creo que esta empresa aún tiene futuro”, afirma Felipe Romera, director del PTA.

La dirección de Isofotón también justifica “el plan de reestructuración” en las “dificultades de financiación” y la “fuerte caída de la demanda”. También insiste en que prevén “medidas sociales alternativas para mantener la estabilidad de la compañía”, como prejubilaciones y recortes salariales.

Isofotón ha recibido ayudas durante estos años. En septiembre de 2004 consiguió 4,2 millones de euros y tres años después, 19,3 millones de euros en incentivos y ayudas. También obtuvo préstamos como “avales de carácter solidario” de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía. Uno de los créditos, aprobado en julio de 2010, ascendió a 12 millones de euros.

Fuentes de la Consejería de Economía aseguran que están intentando cuantificar el montante global en ayudas públicas concedidas a Isofotón. De momento, solo citan el crédito de 8,4 millones de euros concedido para contribuir a financiar la implantación de una nueva línea de producción. El proyecto se iba a poner en marcha a finales del pasado año en colaboración con la multinacional Samsung. Se barajó una inversión de 50 millones de euros. Sin embargo, la dirección de Isofotón señala que la producción se ha pospuesto.

La administración regional ha encargado un informe jurídico para determinar las implicaciones de las diferentes ayudas concedidas a la empresa. El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñan, exigió el miércoles a la dirección de la compañía que “cumpla su obligación” y que se “siente a dialogar, negociar y llegar a acuerdos”. La administración espera a que se formalice la presentación del expediente para conocer sus términos. Sin embargo, admiten el “escaso margen de maniobra” que tiene el Gobierno autonómico tras la entrada en vigor de la reforma laboral. Las mismas fuentes reiteraron que la apuesta de la Junta por Isofotón “siempre estuvo ligada al mantenimiento de los empleos”.

Más de 300 empleados de Isofotón asistieron el jueves a la asamblea convocada por el comité de empresa en el aparcamiento de la fábrica malagueña. La plantilla teme por sus puestos y ha programado un calendario de movilizaciones y una huelga a partir del viernes.

Con 51 años y dos hijos, José lleva cuatro años en el área de mantenimiento de la factoría. “Ahora nos quedamos sin trabajo; yo pensaba jubilarme aquí, pero nos puede tocar la china a cualquiera” asegura este empleado. “Es una situación muy injusta”, añade un técnico de mantenimiento.