Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oferta libia por el aeropuerto de Castellón corre el riesgo de ser un fiasco

La Generalitat pide informes que acrediten la solvencia de los inversores

Francisco Martínez y Javier Moliner durante la intervención de Francesc Colomer.rn
Francisco Martínez y Javier Moliner durante la intervención de Francesc Colomer.

La oferta libia por el aeropuerto de Castellón va camino de convertirse en un nuevo fiasco, como ya sucedió con los inversores del Parque Ferrari de Cheste. La Generalitat ha pedido a los representantes de la sociedad que, supuestamente, estaba dispuesta a asumir la gestión del aeródromo e invertir un total de 200 millones de euros, que acrediten la solvencia financiera necesaria para llevar adelante el proyecto.

Según el Gobierno valenciano, el presidente de Aerocas, Carlos Fabra, les trasladó la oferta de un grupo hispano-libio, que pretendía convertir el aeropuerto de Castellón en un aeropuerto de carga y descarga y mantenimiento de aparatos, en el que podrían recalar ocasionalmente aviones con pasajeros. La oferta, sin embargo, se matizó días después y se indicó que de los 200 millones que estaba dispuesto a invertir este grupo de origen libio, solo 87,5 se destinarían a la compra de una infraestructura que ha costado ya 138,5 millones de euros.

A medida que han transcurrido los días, la expectativa de una venta razonable se ha ido deshinchando. Tanto, que este miércoles, el digital El confidencial aseguró que tras el fondo libio hay un periodista sin inversor alguno. Días antes, El Mundo afirmó que el inversor libio es Fowzi Amar Allolaki representando a la firma Lilac Trade and Investment Limited. Esta firma tiene la sede social en Nueva Zelanda y en su página web aparece como responsable un ejecutivo de nombre chino. Por su parte, Amar Allolaki figura como asesor de un destacado político libio y miembro de la Cámara de Comercio Arabe-Británica.

Presidencia evita pronunciarse sobre la identidad de los inversores

Presidencia de la Generalitat no quiso pronunciarse sobre la identidad de la persona que ha presentado la oferta hispano-libia sobre el aeropuerto de Castellón, aunque aseguró que considera otras ofertas.

El Consell es consciente de que esta infraestructura se ha convertido en icono de la mala gestión de la Generalitat y quiere darle salida cuanto antes, por lo que no esperará a tener una oferta firme para reclamar a AENA los permisos para realizar operaciones aéreas en el aeropuerto de Castellón.

Este miércoles, Miguel Barrachina el portavoz popular la Diputación de Castellón —institución que participa con un 3% de las acciones en Aerocas, la creada por la Generalitat para construir la infraestructura— se desentendió de las posibles ofertas al ser interpelado por el fondo hispano-libio, informa Lorena Ortega. “No, no podemos saberlo, ni queremos saberlo, ni tenemos por qué. Nosotros no participamos en las conversaciones”, le respondió Barrachina al diputado del Bloc Enric Nomdedeu.

La Diputación de Castellón se desentiende de las ofertas de compra

El PP en la Diputación de Castellón, presidido por Javier Moliner, rechazó —con la abstención del Bloc— la propuesta del socialista Francesc Colomer en la que solicitaba la destitución de la cúpula directiva de Aerocas y la creación de una comisión de expertos para poner en funcionamiento cuanto antes el aeropuerto.

El portavoz socialista Francesc Colomer exigió responsabilidad a los populares, ya que fue la Diputación de Castellón “la que inspiró la idea” de levantar un aeropuerto en la provincia.

Barrachina aseguró: “Cuando tengamos lo que todos tienen, creceremos más que nadie, puesto que solo con el evento del FIB se generarán más visitantes que los que generan otros aeropuertos”.