Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Castellón cuesta 300.000 euros al mes sin funcionar

La promotora está en quiebra técnica, según los expertos

El aeropuerto de Castellón permanece sin aviones y su actividad sigue siendo nula, sobre todo desde que el Consell rescindiera el contrato con la empresa concesionaria. El único movimiento que se detecta en las instalaciones es el de la cuenta de gastos de la Generalitat, que a través de la sociedad promotora Aerocas afronta cada año unos desembolsos invariables cercanos a los cuatro millones de euros sin que el aeropuerto esté operativo, repartidos en sueldos, gastos de mantenimiento y conservación, y diversos capítulos como arrendamientos, cánones o costes financieros.

Más de 300.000 euros mensuales, según fuentes aeroportuarias, y sin incluir los gastos de publicidad, propaganda y relaciones públicas, que en 2010 superaron los siete millones de euros; la contratación de servicios profesionales independientes que en los dos últimos años han superado los 1,4 millones o el servicio de hurones y halcones para la instalación, con un precio de 90.000 euros más IVA.

El aeropuerto de Castellón, la obra impulsada por Carlos Fabra con el apoyo del Consell, carece de fecha de apertura, de permisos de vuelo y de operadora que contrate a las aerolíneas, pero ya acumula pérdidas por más de 31 millones de euros y la promotora pública Aerocas, según el último informe del Síndic de Comptes, cumple los supuestos de disolición, ya que su deuda supera a su capital. Es lo que expertos consultados por este periódico designan como quiebra técnica.

Los epígrafes del gasto invariable reflejados en el presupuesto son muy numerosos y suman cerca de tres millones de euros al año. Se trata del mantenimiento, conservación, agua, luz, contratos del personal de seguridad, arrendamientos y cánones, primas de seguro, suministros, amortizaciones, impuestos y gastos de funcionamiento. A ello hay que sumar los 1,2 millones en costes financieros anuales y los 382.000 euros en sueldos de las siete personas contratadas por la sociedad.

El portavoz socialista en la Diputación de Castellón, Francesc Colomer, pidió ayer la destitución de Carlos Fabra de la presidencia de Aerocas. Su homólogo en el Bloc, Enric Nomdedéu censuró por "escandaloso" el gasto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012