Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rentería, de la leyenda negra a la búsqueda de la convivencia

Un ciclo de cine y teatro promovido por todos los partidos busca abrir el camino a la concordía en una de las localidades vascas más castigadas por la violencia

El alcalde de Rentería, Julen Mendoza (a la derecha), charla con el portavoz del PP, José Manuel Herzog (a su lado), Josean Aguirre y Javier Asla durante la clausura del ciclo.
El alcalde de Rentería, Julen Mendoza (a la derecha), charla con el portavoz del PP, José Manuel Herzog (a su lado), Josean Aguirre y Javier Asla durante la clausura del ciclo. efe

¿Rentería puede abrir el camino hacia la convivencia en Euskadi? Su alcalde, Julen Mendoza, de Bildu, ha dado un paso significativo al pedir el acercamiento a las víctimas del terrorismo ante la viuda de José Luis Caso, uno de los dos ediles del PP del municipio asesinados por ETA. Lo hizo la semana pasada, cuando pronunció un "lo siento de todo corazón" a las víctimas en la apertura del ciclo de cine y teatro Eraikiz (Construyendo), una iniciativa de todos los grupos, incluido el popular, y que el tiempo dirá si queda como un hecho aislado o es el germen para normalizar la convivencia en uno de las localidades vascas más castigadas por la violencia.

Además de los crímenes cometidos por ETA, vio cómo en los años duros se asentaban en sus calles las algaradas callejeras, ardían vehículos y los cócteles molotov buscaban sus blancos, como los que hicieron diana en una furgoneta de la Ertzaintza en 1995 y casi matan al agente Jon Ruiz Sagarna, cuyo rostro quedó desfigurado por el fuego.

Mendoza pidió a sus vecinos cercanía con las víctimas, con las más próximas a él "por circunstancias personales y políticas" y con las que durante tiempo ha sentido como "los otros". Una semana después, el regidor hace un balance muy positivo de todos los actos y confía en que "sea el principio de algo más". "Vamos a ir caminando poco a poco, no sabemos cuál podrá ser el siguiente paso y si se podrá dar, pero el objetivo es que vayamos más allá", ha asegurado a Efe.

El portavoz del PP en el consistorio, José Manuel Herzog, cree en sus palabras y dice que el alcalde es un hombre "válido y sincero". Asegura que si se hubiera tratado de otra persona no habría apoyado el ciclo, que ha programado filmes como Memorias de un conspirador, sobre el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, y Ventanas al interior, el documental sobre cinco presos de ETA que levantó polémica por la intención del Ayuntamiento donostiarra de Bildu, de aporyar su financiación.

Ayer en la clausura, el edil del PP acudió junto a otros compañeros de corporación a la proyección del documental Hablan los ojos, algunos de cuyos protagonistas también asistieron, como Rosa Rodero, viuda del sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea; Javier Asla, tío de Fabio Moreno, el niño de dos años hijo de un guardia civil asesinado por ETA; Tamara Muruetagoiena, hija del médico Esteban Muruetagoiena, quien murió tras haber sido detenido por la Policía, y el expreso de ETA Joxean Agirre.

El alcalde, Julen Mendoza, de

Bildu, pide a sus convecinos

cercanía con las víctimas

Herzog afirma que él no olvida, pero ha podido perdonar porque "las bases de la convivencia no pueden consistir en el eterno odio". "Lo que no hay que hacer es azuzar las diferencias", algo que piensa que se pretende "desde la distancia", en un momento además de "escándalos terribles" en el que "conviene hablar del PP periférico", pese a que no ha movido sus posiciones, recalca.

Aclara que tiene "toda la prevención que hay que tener" ante la izquierda abertzale, que "lo prudente es prever que todo Bildu pueda ser ETA", pero que "el trato hace que se conozcan las personas" y él tiene "pocas sospechas" de los ediles de la coalición en la localidad guipuzcoana.

Y añade que los dirigentes de Bildu "tienen que darse cuenta de que la construcción de la convivencia pasa sí o sí por el reconocimiento de que la violencia no ha sido un error táctico, sino una inmoralidad, con unas culpas personales muy claras", y que "nada puede moverse" sin una condena expresa de ETA.

El socialista Miguel Buen, alcalde de Rentería entre 1987 y 2003, da también la bienvenida a la nueva posición del consistorio y espera que cunda el ejemplo. Durante su etapa en el Ayuntamiento vio cómo atacaban en numerosas ocasiones la sede de su partido, reinaugurada por enésima vez el año pasado en un acto al que fue invitado, y asistió, Julen Mendoza, en su primer gesto de acercamiento a "los otros".

Buen apunta que Mendoza es una persona joven, parte de una generación que espera que esté harta de la violencia y el terrorismo y empuje hacia la convivencia. "Les animo a que sigan profundizando por esa senda, pero por que lo hagan no les debemos ningún agradecimiento, eso lo tengo clarísimo", asevera el exregidor, que opina que los recelos hacia Bildu en el pueblo "van a seguir existiendo". "Estamos muy al principio del camino", subraya. Buen también cree en la sinceridad del alcalde, aunque advierte de que quien hizo "el gran esfuerzo" la semana pasada fue la viuda de Caso.

Mendoza indica que habló como alcalde. "Mis palabras no fueron ni como portavoz de Bildu ni de la izquierda abertzale, entre otras cosas porque no lo soy", precisa. Y como alcalde muestra su satisfacción, por haber conseguido entre todos una foto de unidad "no muy habitual" y por haber reunido a un público de "gente muy diversa", que ha mostrado "un respeto muy grande" a lo que se ha dicho durante estos días.