Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortosa gasta 7,5 millones en rescatar una clínica privada

El centro estaba en un estado financiero crítico después de las irregularidades en su gestión

El Ayuntamiento de Tortosa (Baix Ebre) ha adquirido la antigua Clínica l'Aliança, conocida como Clínica Terres de l'Ebre, en una operación saldada en 7,5 millones de euros. El centro se encontraba en un estado financiero crítico después de las irregularidades producidas en su gestión en los últimos años.

El Ayuntamiento ha salido ahora en su auxilio en una operación que durará diez años. Abonará un millón de euros por la actividad asistencial y 6,5 millones por el inmueble. El consistorio ha creado una nueva sociedad, Tortosa Salut S.L, y la clínica pasará a ser gestionada por el Grupo Sagessa, el ala sanitaria de Innova, el holding municipal de Reus (Baix Camp).

El centro, con 40 camas y tres quirófanos, tiene una larga tradición en Tarragona y pertenecía al grupo Quinta de Salud de l'Aliança, mutualidad creada en Barcelona en 1904 por un sindicato de camareros. Ahora entra a formar parte de la red pública de Tortosa y de las Terres de l'Ebre. El alcalde de Tortosa, Ferran Bel (CiU), defiende que la transacción “no tiene ningún coste para para el Ayuntamiento porque se autofinancia” a largo plazo.

El acuerdo ha sido aprobado por el pleno municipal con la abstención de PSC, ERC e ICV-Entesa per Tortosa, en la oposición. Estos partidos tienen “serias dudas” acerca de la viabilidad económica de la compra, que califican de “alto riesgo". Según el consistorio, el pago de la actividad asistencial establece dos opciones. Una es subrogar la deuda que tiene l'Aliança con el Catsalut de 1,7 millones de euros, de los cuales un millón sería para la compra del negocio y los 700.000 euros restantes a cuenta de la compra del inmueble.

La otra alternativa es realizar pagarés de 533.338 euros en mayo y 14 pagarés mensuales de 33.333 euros cada uno. Los 6,5 millones de euros de la compra del inmueble también se realizarán con pagos aplazados: 250.000 euros durante 10 años y un abono final de cuatro millones. Si hay pacto en la subrogación de la deuda, se compensarán 750.000 euros y se empezará a pagar a partir del cuarto año. Bel defiende que los beneficios de la clínica, cifrados en medio millón de euros, bastarán para salvaguardar la operación.