Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Soy la primera interesada en cortar el euro por receta, pero ya”

Los farmacéuticos reciben con alivio la noticia de la suspensión de la tasa, que ya no se cobra

El Colegio Oficial ha recibido a las 13.20 la resolución de la Comunidad que paraliza la medida

Una farmacia en la calle de Preciados, el día en que comenzó a aplicarse el copago farmacéutico.
Una farmacia en la calle de Preciados, el día en que comenzó a aplicarse el copago farmacéutico.

"Me parece fenomenal", decía este mediodía Rosa Vieitez, la titular de una botica que abre 24 horas en el distrito de Arganzuela de Madrid. Apenas media hora antes, el Tribunal Constitucional anunciaba que admite a trámite el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy contra el euro por receta madrileño. Vieitez se enteraba por la llamada de este periódico: "En cuanto cuelgue llamo al Colegio de Farmacéuticos. Soy la primera interesada en cortarlo pero ya". Los boticarios madrileños se han manifestado en contra de esta tasa desde el primer día por considerar que les convierte en "recaudadores" y que además es "injusta". 

"No hay derecho a que una comunidad pague y las otras no. No es justo. Y tampoco lo es que a una persona al final de su vida se le obligue a pagar más por sus medicamentos", decía Vieitez. "Me alegro muchísimo. A nosotros nos ha supuesto más trabajo y más costes. Hemos tenido que imprimir muchos formularios para objetar y muchas veces, los hemos rellenado. Si llega un señor mayor que no ve bien y te dice que no quiere pagar el euro por receta, acabas ayudándole a escribir. Ha sido el pan nuestro de cada día, con colas a todas horas", explicaba esta farmacéutica. 

"Es un alivio para nosotros que quiten la tasa", aseguraba por su parte Josefina Arzua Vázquez, titular de una botica en Fuencarral, barrio al norte de la capital. "Ha supuesto una carga enorme de trabajo, que nos ha obligado a facturar con otro sistema, en cajas aparte. Sabíamos que hoy se pronunciaba el Tribunal Constitucional y estábamos esperando", decía. En su farmacia, el porcentaje de objetores ha sido muy alto: "Más del 50%. A medida que iban pasando los días iba aumentando el número de personas que se negaban a pagar. Muchos han estado viniendo con las hojas rellenadas de casa".

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid informa en su página web desde poco antes de las dos de la tarde de la suspensión del euro por receta. La Comunidad de Madrid tenía ya redactada la resolución por la que se paraliza el cobro de la tasa. El documento ha llegado al Colegio de Farmacéuticos con fecha de hoy y hora 13.20. Por lo tanto, a partir de esa hora las farmacias dejan de cobrar el controvertido euro por receta. La comunicación ha sido casi automática; ahora depende de lo que tarde en llegar la información a las boticas.

Los ciudadanos madrileños han objetado de manera "masiva" al euro por receta, según ha explicado el director general del Colegio de Farmacéuticos, Carlos Ibáñez, que ha valorado "positivamente" la suspensión de la medida. "Ha supuesto muchísimo trabajo a las farmacias", ha añadido. Y se ha quejado de la "poca solidaridad" de los médicos y enfermeros madrileños, que según ha dicho han estado "invitando" a los pacientes a declararse insumisos. Pese a declararse en contra de la tasa, Ibáñez ha añadido que el colectivo "entiende que hay un problema de insuficiencia presupuestaria". El director del Colegio ha asegurado que desconoce si la Comunidad de Madrid devolverá los importes cobrados. "La tarea administrativa que ha supuesto la tasa ha superado con creces la función de los farmacéuticos", ha concluido.

El Colegio Oficial de Médicos de Madrid se ha mostrado "satisfecho" con la decisión tomada hoy por el Tribunal Constitucional y ha asegurado que considera la tasa "un impedimento para el buen cumplimiento y adherencia a los tratamientos en pacientes con escaso poder adquisitivo". Se trata, añade en un comunicado, "de una medida arbitraria y que genera más desigualdad entre los pacientes en función de la comunidad autónoma de residencia". Además, "las exenciones establecidas son cuestionables, al no incluir a la gran mayoría de pacientes con patologías crónicas", añade. La medida es "recaudatoria" y  " no se justifica por el nivel de ahorro previsto, unos 83 millones de euros, ya que existen otras actuaciones que supondrían un ahorro superior, como frenar la medicalización excesiva de los problemas sociales, el abuso de las urgencias hospitalarias, la duplicidad de pruebas, la historia única o una mayor participación del médico en la gestión de los recursos", concluye el Colegio.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información