CORRUPCIÓN URBANÍSTICA

Xavier Crespo: “Me dijeron que las inversiones eran del grupo Gazprom”

El diputado de CiU creyó que la empresa del mafioso detenido era filial del gigante energético ruso "Me mostraron documentos y folletos”, alega

Intervención en el Ayuntamiento de Lloret de Mar, el pasado viernes.
Intervención en el Ayuntamiento de Lloret de Mar, el pasado viernes.Pere Duran

El diputado de CiU y exalcalde de Lloret de Mar entre 2003 y 2011, Xavier Crespo, calificó ayer de “infamias” las primeras informaciones trascendidas de la Operación Clotilde, lanzada el viernes por la Audiencia Nacional y que investiga una trama que habría blanqueado 56 millones de euros de la mafia rusa en la Costa Brava. Según fuentes de la investigación, la red habría pagado supuestamente al entorno de Crespo sobres con dinero en efectivo —de decenas de miles de euros y entregados con regularidad— para obtener un trato de favor en dos grandes proyectos que la sociedad instrumental Development Diagnostic Company (DDC) desarrolló en Lloret: un centro comercial en la antigua plaza de toros y un plan urbanístico en la zona del viejo hotel Aurora Blanca.

Crespo concedió ayer varias entrevistas —a TV3, Rac1 y Catalunya Ràdio, entre otros medios— en las que negó haber cobrado “ni un sobre ni un euro” de DDC. Preguntado sobre por qué concedió cuando era alcalde proyectos de tanta importancia a una empresa como DDC, aseguró que esta ya “llevaba años” actuando en Lloret. “Yo me informé y pertenecía al grupo Gazprom, el más importante de Rusia. Es una de las empresas más importantes del mundo”, afirmó en Rac1. “A mí siempre se me mostró así, incluso con documentos, con unos folletos sobre las actividades empresariales”, siguió.

Los datos depositados en el registro mercantil por DDC, sin embargo, se parecen más a los de una sociedad instrumental que a los de la filial de una de las principales empresas energéticas del mundo. DDC fue creada en octubre de 2004 con Petrov, antiguo churrero en Lloret, como administrador único y con un capital social de solo 3.060 euros. En febrero de 2006, el año en el que empezaron las obras en la plaza de toros, la compañía amplió su capital en 300.000 euros más y volvió a hacer lo mismo —hasta llegar a un millón de euros— en enero de 2008, cuando los dos proyectos que desarrollaba ya iban a velocidad de crucero.

En todos estos años, DDC recibió grandes aportaciones de capital desde el extranjero —en 2009 tenía unos activos de 24,3 millones de euros gracias a inversiones procedentes de paraísos fiscales, según fuentes de la investigación—. Nunca llegó a tener más de dos trabajadores.

Crespo se refirió al cabecilla de la trama, Andrei Petrov, en todo momento como el “representante” de la empresa. Petrov fue detenido el viernes junto a su padre, su secretaria (Jessica O.) y la arquitecta representante de DDC, Pilar Gimeno. La Guardia Civil detuvo el sábado a dos personas más: Joan Perarnau, presidente del Club de Hockey de Lloret, y al cuñado de Petrov. Perarnau, según fuentes de la investigación, habría actuado supuestamente de intermediario y sería la persona que recibía los sobres de la trama. Crespo ha estado muy vinculado al club deportivo, del que fue presidente, y cuya esposa, Guadalupe Oliva, es la actual vicepresidenta.

Las declaraciones de Jessica O. ante el juez Eloy Velasco, que instruye el caso, corroborarían el papel de intermediario de Perarnau, aunque los investigadores buscan más evidencias de que el destinatario del dinero era Crespo. El resto de detenidos comparecerán hoy ante el juez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Crespo también defendió el perdón en 2009 de 133.500 euros en tributos a DDC de las obras del centro comercial. “Se podía hacer un descuento si [el proyecto] era de interés municipal y en este caso se consideró que lo era”, afirmó. Este descuento, según las actas de los plenos, ha sido una de las medidas más controvertidas en la política local de los últimos años, con toda la oposición (salvo el PP, que lo apoyó) calificándola de “regalo”.

El diputado de CiU —que aseguró que un juzgado de Blanes y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ya han visto su caso sin que le hayan imputado— responsabilizó de la actuación judicial al líder de la oposición municipal en Lloret, Marc Fuertes, del grupo independiente Millor. Crespo le acusó de haberle estado calumniando en los últimos años y señaló que le ha puesto siete querellas por calumnias “todas ellas admitidas a trámite”.

Fuertes, que ha sido el auténtico impulsor de la Operación Clotilde con sus denuncias, replicó a Crespo por la tarde con un comunicado en el que defendió su actuación al denunciar las presuntas irregularidades de Crespo. La nota, además, augura que “en breve no solo veremos a políticos y funcionarios [de Lloret] imputados, sino que acabaremos viendo cómo la trama empieza a subir de nivel a otras esferas superiores”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS