Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez-Camacho tratará el lunes con Rajoy su modelo especial para Cataluña

El PP catalán impulsa una financiación “singular” para frenar el soberanismo

La líder del PP catalán admite abiertamente que Cataluña sufre un déficit fiscal

Alicia Sánchez-Camacho, presidente del PP catalán.
Alicia Sánchez-Camacho, presidente del PP catalán. EFE

Arrinconado por el fragor del debate soberanista, el PP de Cataluña ha rescatado de nuevo su propuesta de un modelo de financiación “singular” para Cataluña con el objetivo de aliviar las arcas de la Generalitat y contraponer el proyecto de una consulta secesionista. Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP catalán, admite abiertamente que Cataluña, igual, dice, que Madrid, Valencia o Baleares, sufre un déficit fiscal que hay que reparar. Su plan, sin embargo, tiene tan pocos partidarios que no convence ni a Fomento, la principal patronal catalana.

El PP registró este martes en el Parlament una propuesta de resolución para combatir la crisis, que incluía su plan de financiación, para contrarrestar las cuatro resoluciones que CiU y ERC, PSC, Iniciativa y la CUP impulsaron en favor de la consulta soberanista que se debatirá el 23 de enero. Enric Millo, portavoz de PP, sostiene que los catalanes no pueden “fiarse de quimeras inciertas y sin futuro. No es el momento de poner en marcha proyectos desleales con España”. La Junta de Portavoces rechazó incluir ese punto en el orden del día.

El PP catalán aprobó en mayo su modelo, que gozó del beneplácito del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Génova. El texto se debatió en julio en el pleno que validó el pacto fiscal, el sistema ideado por Mas para que la Generalitat tuviera la llave de la caja y que descarriló en La Moncloa. Sánchez-Camacho incorporó a su programa electoral ese sistema especial, que comparten en esencia la cúpula del PP de Madrid, Baleares y Valencia, según el PP catalán. El sistema de financiación de las comunidades se debe actualizar este año y la popular aprovechará la ejecutiva del lunes para hacer un aparte con Mariano Rajoy para abordar este asunto, según adelantó ayer El Periódico de Catalunya.

La dirección popular asegura que su patrón cabe dentro de la LOFCA (Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas) que ya contempla un régimen específico para Ceuta y Melilla o Canarias. El esquema se basa en cuatro patas: el aumento de impuestos cedidos y la participación en la cesta de los estatales para mejorar los ingresos; fórmulas de colaboración entre las Agencia Tributaria Catalana y la Española para la recaudación, gestión, liquidación e inspección de los tributos; respetar el principio de ordinalidad, esto es, que Cataluña no descienda en el ranking de riqueza de las comunidades tras aportar a la solidaridad (ahora baja seis puestos).

La líder del PP cree que la financiación finalista debería regirse por un sistema como el de los fondos de ayuda de la Unión Europea, con una supervisión posterior. El porcentaje para Cataluña lo situaría entre un 4 y un 5% y no en un 8% como ahora. “Es un documento de partida”, señalaron fuentes del PP catalán.