Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud restringe la entrada en las listas de espera para contenerlas

La demora media creció en 11 días en el primer semestre de 2012

El número de pacientes que aguardaban entrar en quirófano se redujo un 0,5%

Los centros de Lleida y el Pirineo son los que tienen esperas más cortas

El crecimiento desbocado de las listas de espera registrado en 2011 a consecuencia de los recortes —un 10% del presupuesto, casi 1.000 millones de euros— se frenó en la primera mitad de 2012. Si entre el 31 de diciembre de 2010 y la misma fecha de 2011 el número de pacientes que esperaban para entrar en quirófano pasó de 56.670 a 80.540 (un 43% más), en los seis primeros meses del año pasado esta cifra se redujo levemente, en 400 personas (un 0,5%). Para lograr este objetivo, sin embargo, el Departamento de Salud se ha concedido una autoayuda: ha empezado a aplicar criterios más restrictivos a la hora de incluir a los pacientes en los registros oficiales, según admitieron fuentes del Gobierno catalán. Pese a ello, la espera media para ser operado en los 57 hospitales de la sanidad pública con actividad quirúrgica ha seguido creciendo. Lo ha hecho en 11 días hasta alcancar los 4 meses y 28 días.

 Según estas fuentes, lo que han hecho las recientemente creadas comisiones territoriales de listas de espera ha sido “uniformizar y reducir la variabilidad clínica” que hasta ahora existían en las siete regiones sanitarias en las que está dividida Cataluña. En la práctica esto significa, por ejemplo, que si hasta la fecha en una región se introducía a un paciente en las listas para ser operado de cataratas cuando había perdido un 30% de la visión, mientras en otras esto no se hacía hasta llegar al 60%, ahora todas harían lo mismo tomando como referencia esta última cifra. Esta fórmula, aplicada al conjunto del sistema, tiene un efecto automático: retrasar la entrada de los enfermos en los registros oficiales y, por tanto, reducir su número —y el tiempo de espera— en cualquier momento dado.

Fuente: Departamento de Salud
Fuente: Departamento de Salud

El aumento de los tiempos de espera ha hecho que la Generalitat incumpla el tiempo máximo de espera que los ciudadanos tienen garantizado para las 14 operaciones más comunes, que es de 6 meses. Siete centros no pudieron cumplir con esta garantía, que Salud ya avisó que pensaba incumplir en cuanto empezó a aplicar los recortes.

De los siete hospitales que incumplían el 30 de junio de 2012 la espera media de seis meses, cinco estaban en el área sanitaria de Barcelona: la Fundación Hospital Residencia Sant Camil (7,2 meses) y los hospitales de Bellvitge (6,5), Badalona (6,1), Vic (6,3) y Viladecans (6,3); y dos de la de Tarragona: el hospital Joan XXIII (7,0 meses) y el de Mòra d´ Ebre (6,1).

 También hay dos operaciones entre las 14 monitorizadas que incumplen este plazo de tiempo en el conjunto de Cataluña. Una de ellas, los juanetes, puede considerarse leve, pero la otra, la implantación de prótesis en la rodilla, tiene un gran impacto en la calidad de vida del paciente. En concreto, la mayor espera media para ser operado en Cataluña es la que corresponde a los juanetes (6,5 meses), seguida por la de la prótesis de rodilla (6,31 meses), prótesis de cadera (5,83), varices (5,23), circunsición (5,19), artroscopias (5,15), colecistectomía (4,62), cataratas (4,40), amígdalas (4,37), histerectomía (4,26), prostatectomía y canal carpiano (3,75), hernias (3,74) y quiste sacro (3,40).

Los catalanes, sin embargo, deben soportar esperas muy distintas según donde vivan. Así, mientras en Lleida las esperas son menores —con muchos centros con demoras inferiores a los dos meses— los habitantes del área metropolitana de Barcelona son los que deben hacer frente a listas más largas.

Las disparidades se reproducen

en hospitales del área de Barcelona

Las diferencias son enormes en algunos casos, como el de la prótesis de rodilla. Mientras en los hospitales del Campo de Tarragona la espera media para ser operado de esta dolencia asciende a siete meses, en los hospitales de Lleida esta cifra se reduce a 4,9 y en el caso de los centros sanitarios del Alto Pirineo y el Valle de Arán apenas alcanza los 1,73 meses (seis veces menos).

En el caso de las cataratas, son los pacientes de Tierras del Ebro los que están en peor situación, ya que deben esperar 5,97 meses de media para ser intervenidos. Los de la Cataluña central, por su parte, deben aguardar 5,56 meses y los del área de Barcelona 4,10. Otra vez son los pacientes del área sanitaria de Lleida (1,97 meses) y del Pirineo (1,40) los que disfrutan de una atención más rápida.

Las diferencias son también muy notables en el interior de las propias regiones sanitarias, entre las que destaca la más poblada y la que cuenta con más hospitales (28) con actividad quirúrgica, que es la de Barcelona. En el caso de las hernias, por ejemplo, los pacientes del hospital de Sant Pau deben esperar 6,84 meses de media, mientras que los del hospital de Mollet apenas 1,86 meses.

En el caso de las artroscopias, otra intervención con un notable impacto en la vida del paciente, las esperas son aun mayores. En el hospital de Viladecans, por ejemplo, los pacientes esperaban el pasado 30 de junio hasta 8,92 meses para ser intervenidos, mientras en el hospital de Badalona ese plazo de tiempo se reducía a casi la mitad: 4,64 meses.