Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad adeuda a los proveedores casi todo el suministro de un año

Fenin estima en 465 millones el material pendiente de cobro

Llombart calcula que hay 700 y 800 millones por pagar a falta de cerrar 2012

El presidente Alberto Fabra saluda al consejero de Sanidad, Manuel Llombart.
El presidente Alberto Fabra saluda al consejero de Sanidad, Manuel Llombart.

Convertir deuda comercial en financiera. Esta es la solución en la que confía el consejero de Sanidad, Manuel Llombart, para regularizar los pagos millonarios que se adeudan a los distintos proveedores de bienes y servicios de su departamento.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se reunió ayer con el equipo de dirección de la Consejería de Sanidad para fijar las líneas estratégicas del departamento. \[Por la mañana hizo lo mismo con el equipo del consejero de Justicia y Gobernación, Serafín Castellano.\] Sin embargo, con la tesorería de la Generalitat al límite desde hace más de un año, la única medida anunciada fue la de recuperar una partida anual de 18,5 millones de euros de retribución variable para premiar al personal sanitario que contribuya a reducir los gastos de funcionamiento de la sanidad pública. Una cantidad que representa poco más de lo que se gasta al día (13,6 millones) en la red asistencial valenciana.

“El reto es reducir el capítulo dos \[gastos de funcionamiento\] y queremos un sistema retributivo variable que pueda premiar la productividad”, explicó el consejero, que también quiere reducir el gasto sensiblemente en farmacia y ortoprótesis.

Sin embargo, el problema más acuciante que tiene el consejero de Sanidad encima de la mesa es la deuda que arrastra con los proveedores, a los que adeuda entre 700 y 800 millones de euros por los suministros de casi todo el año pasado.

Las pequeñas firmas se resienten por el retraso de la Consejería

“Esta cifra la dejo abierta”, advirtió Llombart, que explicó que su departamento todavía trabaja en el cierre del ejercicio de 2012. Un año que contablemente cerró el Consell a mediados del mes de noviembre para intentar cumplir con el objetivo de déficit del 1,5% fijado por el Ministerio de Hacienda. De hecho, no es el único departamento que todavía está revisando las facturas pendientes. La Consejería de Hacienda aseguró ayer que no tendrá la cantidad exacta que adeuda la Generalitat a sus proveedores hasta finales de este mes.

La solución del Consell para liquidar estas deudas está en el Fondo de Liquidez Autonómico 2013, que supone convertir deuda comercial en financiera, por la que se pagan unos tipos de interés superiores al 5%. Una solución que funciona de manera similar al plan de pago de proveedores arbitrado por el Ministerio de Hacienda en abril de 2012 y que permitió saldar la mayoría de las deudas contraídas hasta finales de 2011. Sin embargo, estos planes no sirven para atajar el déficit de financiación que tiene la sanidad valenciana, que se ha visto obligada periódicamente a regularizar sus cuentas a través del endeudamiento extraordinario.

El consejero quiere volver a incentivar al personal para reducir el gasto

Los principales proveedores sanitarios, agrupados en la federación española de empresas de tecnología sanitaria (Fenin) aseguraron ayer que la Generalitat les debe alrededor de 465 millones de euros, de los cuales aproximadamente un 15% corresponden a finales de 2011 o son cantidades reclamadas judicialmente con sentencia firme.

“Está pendiente todo 2012 y la situación es preocupante”, argumentó ayer una portavoz de Fenin, “las cantidades que se han pagado con el FLA de 2012 han sido ridículas”. “El último contacto que mantuvimos fue con Luis Rosado \[antecesor de Llombart\] que nos dijo que hasta el primer trimestre de 2013 no podría pagar nada”, indicó la misma portavoz.

A las pequeñas empresas agrupadas en la Plataforma de Proveedores de la Sanidad Pública Valenciana tampoco les ha ido mejor. “Nos adeudan prácticamente todo el ejercicio de 2012”, señaló Vicent Peiró, que explicó que han sido citados el próximo día 23 por el nuevo equipo de Llombart para revisar la situación. A este colectivo se le adeuda unos 30 millones de euros, una carga que se ha traducido en el cierre de dos de las 30 empresas que conformaban la plataforma y en restricciones de personal o jornada en muchas otras.

Otras asociaciones de empresas suministradoras, como las que aglutinan a las firmas que fabrican prótesis, evitaron explicar la deuda que arrastran con la Generalitat por temor a nuevas dilaciones en el pago. La decisión de Sanidad de reducir costes y centralizar compras pesa como una losa sobre los pequeños fabricantes.

A estas cantidades hay que añadir los 150 millones de euros que, como mínimo, la Generalitat adeuda a los gestores privados de las áreas de Manises, Alzira, Torrevieja, Dénia y Elche. Una cantidad que engorda también con la factura farmacéutica, abonada hasta el mes de julio del año pasado y que no acumula más retrasos por la fuerte presión ejercida por los boticarios valenciano.