Fabra utiliza los 437 millones del FLA para apagar el malestar social

Dependientes, escolares, farmacéuticos y proveedores, entre los beneficiarios

Imagen de una protesta de discapacitados realizada el pasado día 2 en Valencia.
Imagen de una protesta de discapacitados realizada el pasado día 2 en Valencia. JOSÉ JORDÁN

El personal de las consejerías de Hacienda, Bienestar Social y Educación trabajó ayer a destajo para repartir los 437,5 millones de euros procedentes de la segunda transferencia del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) 2012.

El Consell, que esperaba con impaciencia la segunda transferencia estatal procedente del FLA, utilizó el dinero para sofocar el malestar de los colectivos más asfixiados por la morosidad de la Administración valenciana. Y que, además, son los que mayores movilizaciones han protagonizado en la calle.

A reducir la deuda con proveedores se destinó un tercio del dinero recibido (34%), alrededor de 150 millones de euros que recibirán en los próximos días un buen número de empresas con las facturas más antiguas o que prestan servicios considerados esenciales.

El segundo plazo

Proveedores. El principal bocado de la tranferencia del Fondo de Liquidez Autonómico se dedica a aliviar la presión de los proveedores. 150 millones reducirán la deuda existente.

Residencias. Las empresas que atienden a personas mayores reciben 40 millones que permiten al Consell liquidar la deuda de las plazas subvencionadas hasta octubre.

Farmacias. A los boticarios se les paga medio mes de junio y julio entero. En total, 88 millones.

Dependientes. Cerca de 19 millones se destina a pagar a los cuidadores de las personas dependientes, con los que se salda la deuda hasta el mes de octubre.

Educación. Alrededor de 80 millones aliviarán la deuda de comedor y transporte.

El Gobierno que preside Alberto Fabra destinó el 23% de los fondos para atender las deudas más urgentes de la Consejería de Bienestar Social. Las residencias concertadas, agrupadas en la Asociación de Empresas Concertadas de Accesibilidad Social (Aecas), recibieron un total de 40 millones —correspondientes a las mensualidades pendientes de febrero a octubre— tras varias semanas de movilizaciones.

El reparto fue cuestionado por la otra patronal del sector, la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a personas dependientes, que denunció el “injusto reparto de los primeros pagos acordados por el Consell” e instó a sus asociados a cobrar íntegramente el coste de las plazas a los usuarios.

Otros 19 millones de euros se destinaron a pagar las prestaciones a los cuidadores no profesionales de personas dependientes correspondientes a los meses de septiembre y octubre.

La consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana subrayó el esfuerzo realizado para pagar estas deudas. Entre las beneficiarias de los pagos está Elvira Murcia, la dependiente que permaneció durante más de dos días encadenada junto al Palau de la Generalitat.

Murcia, que ha cobrado dos de las tres mensualidades que se le adeudaban, agradeció a la consejera de Bienestar Social su implicación en el problema de los dependientes.

En cambio, Sánchez Zaplana recibió las críticas de la Federación de Servicios Públicos de FSP-UGT por despedir al personal que gestionaba en Alicante la renta de ciudadanía y valoraba a las personas dependientes.

FSP-UGT denunció el despido sin preaviso de más de 70 trabajadores de la Agencia Valenciana de Prestaciones Sociales SA (empresa dependiente de la Consejería de Bienestar). “Le ha estallado en la cara a Sánchez-Zaplana, que se ha quedado sin margen para que se puedan asumir de manera inmediata la gestión de las solicitudes de dependencia y la renta de ciudadanía”, indicaron.

Los farmacéuticos, otro de los colectivos que más se ha movilizado en la calle, recibieron otro pago de 88 millones de euros, lo que liquida la deuda pendiente de los meses de junio y julio pasados.

La Consejería de Educación pudo disponer del 17% de la transferencia del FLA para reducir la deuda del sistema educativo. La consejera de Educación, María José Català, explicó que con los cerca de 80 millones procedentes del FLA atenderá los pagos de comedor y transporte y los gastos de funcionamiento de un cuatrimestre de la escuela pública y un trimestre de la escuela concertada.

“Esta inyección de liquidez nos ha dado un respiro de cara a final de año”, admitió Català, que aseguró que terminan mejor que el año pasado. Parte de este dinero también se destinará a los gastos de funcionamiento de las universidades valencianas.

Con el dinero restante, el Consell amortizará parte de su deuda con los ayuntamientos. “La distribución de estos recursos ha sido una decisión responsable y compleja”, afirmaron en Presidencia del Consell, “lo que esperamos es poder pagar cuanto antes a todos los proveedores recuperando la normalidad en todos los pagos de la Generalitat”.

El Consell había recibido ya del FLA 2012 un total de 1.062 millones de euros para afrontar pagos urgentes y otros 1.477 para afrontar el vencimiento de préstamos con banca extranjera y el pago de los bonos patrióticos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50