La caída de ingresos y la deuda forzaron el rescate de la Generalitat

El Consell llegó a alcanzar fondos negativos propios por 8.561 millones en 2011

Alberto Fabra con el Sïndic Major, Rafael Vicente Queralt.
Alberto Fabra con el Sïndic Major, Rafael Vicente Queralt.JOSÉ JORDÁN

Una caída de ingresos de cerca del 19% en dos años, y el crecimiento de la deuda, que pasó de 12.577 millones de euros en 2010 a 14.451 millones al año siguiente, llevaron a la Generalitat a una situación que hizo inevitable su rescate por el Gobierno central en el año que ahora termina. El informe de la Sindicatura de Comptes sobre las cuentas de la Generalitat de 2011, presentado este viernes, es la radiografía de una Administración al borde del naufragio, como lo revela el hecho de que los fondos propios negativos alcanzaban la escalofriante magnitud (para un Gobierno autonómico cuyo presupuesto ronda los 14.000 millones) de 8.561 millones de euros, con un fondo de maniobra, también negativo, de 15.526 millones.

En otras palabras, todos los activos de la Generalitat no solo no darían para cubrir lo que debe a corto plazo sino que todavía quedarían pendientes 8.561 millones. Por otra parte, si lo que se tiene en cuenta es lo que la Administración ha comprometido para ejercicios futuros, sea a corto o largo plazo, la cifra alcanza los 27.370 millones (un 4,8% más que en 2010).

En un año en el que fue relevado Francisco Camps por Alberto Fabra en la presidencia a mitad de ejercicio, las cifras todavía serían peores si, como apunta el órgano auditor, se hubiesen contabilizado en el endeudamiento financiero los más de 800 millones correspondientes a convenios con Feria Valencia y con las universidades, se hubiesen incluido 300 millones de facturas en los cajones, realizado provisiones de 573 millones o incluido gastos de personal de 97.9 millones.

El Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt, entregó ayer en las Cortes Valencianas el informe y puso como ejemplo de la situación que los ingresos descendieron más de un 18% (un 18,9% concretamente) en los años 2010 y 2011. Así, mientras en 2010 cayeron un 10,6% sobre lo presupuestado, en 2011 lo hicieron un 8,3%. Según Queralt, eso refleja “una situación de crisis sobre la que se han empezado a tomar medidas”, algunas con efectos ya en 2011. El informe cita estas medidas, como la reestructuración del sector público empresarial, emprendida por el Consell a finales de 2011, y el Plan de Pago a Proveedores o el Fondo de Liquidez Autonómico articulados por el Ministerio de Hacienda, a los que la Comunidad Valenciana se ha acogido en 2012 como si fuesen auténticas tablas de salvación.

El endeudamiento financiero en 2011 alcanzó los 14.451 millones

La Generalitat cerró el ejercicio de 2011 con un déficit del 4,9% del PIB (más de 5.000 millones de euros), muy superior al exigido por las políticas de austeridad, y un fondo de maniobra negativo, concepto que expresa la diferencia entre lo que se debe a los acreedores a corto plazo y el activo del que se dispone, de 15.525 millones. El endeudamiento financiero ascendía a 14.451 millones, aunque la Sindicatura añade que habría que sumar otros 831,8 millones de los convenios con la Feria de Valencia y las universidades públicas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El afloramiento de la deuda oculta ha sido uno de los caballos de batalla en los planes de ajustes y austeridad a lo largo de 2012. El Síndic Major señaló que “ha habido un esfuerzo considerable por reducir esta situación” y puso como ejemplo que, frente a los 1.343 millones de obligaciones no reconocidas en el área de sanidad en 2010, en 2011 la cifra se redujo a 77,7 millones. Sin embargo, a esa cifra hay que sumar otros 222,8 millones de gasto farmacéutico no contabilizados. Con ello, las denominadas “facturas en el cajón” ascendían al cierre de 2011 a cerca de 300 millones de euros. En conjunto, el volumen de gasto sanitario sin cobertura presupuestaria acumulado alcanzaba los 3.500 millones. Parte de esa cifra sería asimilada en 2012 a las cuentas en el marco del Plan de Pago a Proveedores.

La Sindicatura detecta todavía 300 millones de facturas en los cajones

La “insuficiente financiación” de la Generalitat es citada por la Sindicatura, como en informes anteriores, entre las causas principales de la situación. Sin embargo, los fracasos acumulados en la mayor parte de las empresas autonómicas tienen su peso. Así, el Consell presenta fondos propios negativos por 8.561 millones, originados, como explica el informe, “por los resultados negativos de 2011 unidos a los de ejercicios anteriores, que no son compensados con la cifra de patrimonio”. Pero sólo el grupo Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) acumula un fondo propio negativo de 1.217 millones.

Las causas del rescate

Caída de ingresos. Los ingresos de la Generalitat cayeron un 10,6% en 2010 y un 8,3% en 2011.

Aumento de la deuda. El endeudamiento financiero aumentó de 12.577 millones de euros en 2010 a 14.451 en 2011. No incluye 831,8 millones de la Feria de Valencia y las universidades, que la Sindicatura indica que habría que contemplar.

Compromisos para ejercicios futuros. Los compromisos de pago para el futuro adquiridos por la Generalitat, a largo o corto plazo, eran al cierre de 2011 de 27.370 millones, lo que supone un aumento del 4,8%.

Facturas en el cajón. La reducción de las obligaciones no reconocidas, lo que se conoce como "facturas en el cajón", fue muy importante en 2011. Pese a ello, todavía quedaron 77,7 millones en sanidad y 222,8 millones en gasto farmacéutico.

Fondos propios negativos. La Generalitat tenía al cierre de 2011 unos fondos propios negativos de 8.561 millones (frente a 1.913 millones de 2010). El fondo de maniobra negativo alcanzó los 15.526 millones.

Coste de la Fórmula 1. El informe de la Sindicatura de Comptes revela que la construcción del circuito urbano de Valencia costó 45 millones, y 23,8 millones la compra de Valmor Sports, organizadora de la prueba, por la empresa de la Generalitat Circuito del Motor y Promoción Deportiva, que gestiona también el circuito de motociclismo Ricardo Tormo, en Cheste. La Generalitat habría pagado una penalización de 71,1 millones de dólares (54 millones de euros) a Bernie Ecclestone si hubiera dejado de celebrar la carrera.

Aeropuerto de Castellón. El coste de la obra del aeropuerto de Castellón fue de 138,5 millones.

Ràdio Televisió Valenciana. La cadena autonómica tenía unos fondos propios negativos de 1.200 millones. El ERE para despedir a 1.198 trabajadores estaba previsto que costara 35 millones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS