Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La precipitada rehabilitación de Ibars

El TSJ deja abierta la puerta a que la directora general vuelva a ser imputada

El juez instructor del caso Gürtel en Valencia, José Ceres, dictó el miércoles el sobreseimiento provisional de la causa contra Dora Ibars, al no estar acreditada su participación en los supuestos delitos de prevaricación, tráfico de influencias y otros en la millonaria adjudicación a la red corrupta de los contratos de la feria turística Fitur. El vicepresidente del Consell, José Ciscar, anunció este viernes que Ibars recuperaba el cargo de directora general de Promoción Institucional de la Generalitat, del que fue destituida a raíz de ser imputada en el caso.

La lectura del auto del juez Ceres hace pensar, sin embargo, que la recuperación de Ibars para ocupar el alto cargo puede haber sido imprudente. En la misma resolución en que decretaba el sobreseimiento de la causa, el magistrado abría la puerta para que la directora general vuelva a ser imputada dentro del mismo caso Gürtel, solo que no por la adjudicación de Fitur —que es lo que se va a juzgar ahora— sino por otros de los contratos de los que se benefició la red de Francisco Correa.

Siguiendo el razonamiento expuesto por Ciscar, si Ibars fuera imputada de nuevo tendría que volver a dimitir, en lo que sería uno de los capítulos más rocambolescos en la ya de por sí pesada digestión del caso Gürtel para la Administración autonómica.

El auto del juez Ceres señala que procede el sobreseimiento de Ibars “sin perjuicio de la investigación que se pueda realizar en relación con la contratación del montaje del Stand de Grandes Eventos”, que iba a tener lugar en la misma feria Fitur del año 2009, pero no dependía directamente de la Agencia Valencia de Turismo. Poco después el juez va aún más lejos y señala que “procede deducir testimonio” del informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en el que se vierten las sospechas sobre Ibars. Deducir testimonio podría traducirse al lenguaje llano, salvando las distancias, como una denuncia planteada por el propio juez instructor al apreciar en unos hechos indicios de delitos que, por distintas razones, no puede investigar en el mismo procedimiento (en este caso, en la pieza separada sobre los contratos de Fitur firmados entre la Agencia Valenciana de Turismo y la trama) que está investigando.

La red Gürtel logró cerca de seis millones con Fitur. Pero obtuvo también de forma delictiva, según la Fiscalía Anticorrupción, decenas de otros contratos menores con muchos departamentos de la Generalitat. El Tribunal Superior de Justicia valenciano rechazó inicialmente ser competente para investigar estos últimos contratos, pero el Supremo zanjó este verano que sí le correspondía hacerlo. Dichos contratos formarán, probablemente, una nueva pieza separada del caso Gürtel en Valencia. Y el magistrado ha dado a entender que será en esa pieza en la que podría volver a imputar a Ibars.