Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo a la reforma educativa de Wert sale a la calle

El manifiesto de la manifestación convocada por la Plataforma per l'Ensenyament la considera un atentado contra las conquistas sociales y los derechos lingüísticos

Un momento de la manifestación celebrada el jueves en Valencia contra la reforma de Wert
Un momento de la manifestación celebrada el jueves en Valencia contra la reforma de Wert

"Estamos ante la agresión más fuerte contra la escuela pública y contra el valenciano en nuestra reciente historia democrática", era la frase del manifiesto, leído ayer al final de la manifestación contra la reforma educativa en ciernes, que mejor resume el espíritu de la protesta, la cuarta que convoca o secunda la Plataforma en Defensa de l'Ensenyament Públic en lo que va de curso. "Més inversió, més qualitat, més valencià, més dignitat", era el subtítulo de la pancarta que, presidida por el lema "Defensem l'escola pública i en valencià", encabezaba la manifestación que arrancó a media tarde de este jueves en la plaza de San Agustín y se dirigió a través de la calle de San Vicente hasta la plaza de la Virgen.

"La ideología sobre la que se construye el anteproyecto de ley de Wert y los recortes neoliberales", se proclamaba también en el manifiesto, "atentan contra las condiciones de vida y las conquista sociales de la clase trabajadora y contra los derechos lingüísticos del valenciano".  Sindicatos docentes, la federación de padres y madres FAPA Valencia, Escola Valenciana y demás colectivos integrados en la Plataforma, protagonizaron la manifestación, tanto colectivamente como por separado, con sus propias pancartas, al igual que todos los partidos de la oposición parlamentaria que respaldaban la convocatoria con su presencia activa en la manifestación, incluido el secretario general de los socialistas, Ximo Puig.

La pancarta de 'Mestres jubilats per l'escola pública' era una de las que llamaba la atención, al estar elaborada, además, con retales, como un trabajo manual escolar. Algunos centros de enseñanza también se presentaron con sus propias pancartas reivindicativas  contra los recortes o pidiendo reformas en su seno.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres  (FAPA) de Valencia , Remei Santacatalina, ha insistido en que la nueva ley  nos retrotrae a la época preconstitucional y "no cuenta con el consenso de los diferentes sectores sociales". La Plataforma en Defensa de l'Ensenyament Públic está integrada por FAPA-València, los sindicatos STEPV, CCOO, FETE-UGT, Escola Valenciana, CGT, CAVE-COVA, FAAVEM, SEPC, BEA, Campus Jove, Sindicat d'Estudiants, la Asociación de Directores de Primaria y Secundaria, Movimientos de Renovación Pedagógica, y ADIDE. A la manifestación se ha sumado también la Unió de Cooperatives d'Ensenyament Valencianes (UCEV).

 Entre 3.500 y 5.000 asistentes fue la cifra oficial que dio la Plataforma convocante. En la plaza de la Montañeta de Alicante se concentró en torno a medio millar de docentes, padres y madres y estudiantes, coreando distintas consignas, pero especialmente la que exigía "una escuela laica, pública y gratuita".

Al mismo tiempo, más de 150 entidades han firmado el 'Manifest per la Llengua' que  denuncia el "ataque" al valenciano que supone el anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), así como "el desmantelmiento de los programas de inmersión lingística y de enseñanza en valenciano en los centros educativos". Este manifiesto se leerá el próximo sábado cuando finalice la manifestación que se celebrará en Castellón, a partir de las 18.00 horas, y que partirá desde la Plaza de la Independencia. En la pancarta principal estarán representadas las principales entidades firmantes del documento, informa Escola Valenciana en un comunicado.

Ese mismo día se celebrarán diversos actos, organizados por Castelló per la Llengua, en el contexto de conmemoración del 80 aniversario de 'Les Normes de Castelló', que sentaron las bases de normalización del valenciano en la Comunitat. Según los impulsores de la iniciativa, la firma de 'Les Normes de Castelló' "estableció un amplio consenso que ahora se reproduce con la firma del 'Manifest per la Llengua'.

Por otra parte, informa Europa Press, el pleno del Ayuntamiento de Bellreguard (Valencia) ha declarado 'persona  non grata' al ministro de Educación,  tras ser aprobada una moción presentada por el PSPV y que ha contado con los votos a favor del grupo Bloc-Compromís, durante el pleno municipal celebrado el miércoles. El portavoz del grupo municipal socialista, Joan Marco, decía que con esta moción pretenden mostrar también su "repulsa" al anteproyecto de la Ley de Educación, "especialmente por el trato de las lenguas cooficiales".