Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud privatiza la gestión de un CAP y siete consultorios en el proceso electoral

El grupo de servicios Eulen gestionará el área básica sanitaria de L’Escala

Por primera vez una empresa privada con ánimo de lucro ajena al sector sanitario gestionará centros de atención primaria (CAP) en Cataluña. En pleno proceso electoral, el Departamento de Salud, dirigido por Boi Ruiz, ha adjudicado la gestión del CAP de L’Escala y siete consultorios de la zona al grupo Eulen, potente multinacional española de servicios a empresas que, especializada inicialmente en la limpieza y la seguridad, entró hace pocos años en el negocio de la atención a la dependencia y a los mayores, según la web de la propia empresa.

Eulen obtuvo en el concurso convocado por Salud más puntos que la Fundación Salut Empordà, entidad sin ánimo de lucro que gestionaba hasta ahora el área básica de salud (ABS) de la zona. El alcalde de Figueres y presidente de la fundación, Santi Vila (CiU), anunció que presentará alegaciones.

El ambulatorio Doctor Moisès Broggi de L’Escala es uno de los 83 —un 20% del total— que no gestiona directamente el departamento de Salud a través del Institut Català de la Salut (ICS). Hace años que diversas entidades sin ánimo de lucro vinculadas a hospitales comarcales —como la Fundación Salut Empordà, que también dirige el hospital de Figueres— o colectivos de profesionales se han hecho cargo de la gestión de estos CAP. Pero es la primera vez que un área básica, de referencia para 17.000 ciudadanos y nueve municipios, queda en manos de una empresa privada ajena a la atención primaria.

“Es un cambio histórico de modelo y una decisión política”, criticó Marina Geli, exconsejera de Salud del PSC. “Esto puede ser la puerta de entrada a un proceso más amplio de privatización”, añadió. La Generalitat sacó a concurso la gestión del área básica de salud el pasado 17 de octubre, junto con otras 12 en toda Cataluña. El procedimiento de adjudicación es público y sujeto a una pluralidad de criterios, como el precio o las características técnicas de la oferta. La diferencia económica entre la oferta de Eulen y la de la fundación era de menos de 10.000 euros sobre un contrato de 2,4 millones de euros anuales (sin IVA), según fuentes del proceso.

La filial sociosanitaria del grupo Eulen se embolsará más de 24 millones de euros en los 10 años de duración del contrato, un periodo mayor al que se aplicaba hasta ahora en estos casos —cinco años más uno prorrogable—. La adjudicación a Eulen ha sido una sorpresa para los responsables de la fundación. La entidad gestionaba el CAP de L’Escala desde hace 12 años, así como el hospital de Figueres y el Centro Sociosanitario Bernat Jaume. Santi Vila cree que la Generalitat ha planteado mal el concurso, en el que no se ha tenido en cuenta “la experiencia y el conocimiento” atesorado por la fundación en estos años. “Nosotros tenemos un valor añadido porque también gestionamos el hospital y el centro sociosanitario”, explicó Vila. “Han roto la continuidad asistencial”, afirmó.

La fundación tiene ahora 15 días para presentar alegaciones a la adjudicación provisional. El alcalde de L’Escala, Estanis Puig (PSC), cree que si el proceso se culmina supondrá “un punto de inflexión” preocupante. “Sería una mala noticia, no solo para L’Escala, sino para el conjunto de la sanidad catalana”, dijo Puig, que teme que su municipio sea “pionero” en la “deslocalización” sanitaria. El alcalde ha convocado un pleno extraordinario para analizar el asunto este jueves.

Vila, por su parte, tampoco comparte los criterios del Departamento de Salud. “Mi opinión como político es que no me gusta que se gestione la atención primaria con ánimo de lucro”, declaró el alcalde de Figueres.

Salud justifica la decisión en que esta se ha tomado mediante un “proceso transparente” y en cumplimiento de la ley de contratación pública. Eulen ha ganado “tanto en la parte técnica como en la económica”, según un portavoz. La diferencia de puntuación en el sobre técnico fue mínima, según los conocedores del concurso. Eulen es la única empresa que no es proveedora estricta del sector sanitario que se ha presentado en toda Cataluña a los procedimientos abiertos este año por el departamento para gestionar áreas básicas de salud. Este periódico intentó ayer ponerse en contacto con la empresa, sin éxito.

El pliego de condiciones del concurso garantiza que los trabajadores del área básica —una cuarentena, la mayoría médicos y administrativos— tendrán que ser subrogados por la nueva empresa al asumir la gestión. Marta Guerrero, presidenta del comité de empresa de la fundación por el sindicato UGT, no confía en que se cumplan los requisitos. “Si subrogan a los trabajadores, ¿durante cuánto tiempo se mantendrán las condiciones?”, se preguntó.