Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro programas por el gobierno abierto

Euskadi ha mejorado 40 puntos desde la evaluación de 2010 hasta alcanzar el liderazgo

El Gobierno vasco ha conseguido mejorar 40 puntos desde la evaluación que se hizo en 2010 a todos los gobiernos autonómicos de España y de esta forma se ha situado, junto al de La Rioja, como el Ejecutivo más transparente en la gestión. La apertura informativa, la transparencia y la participación ciudadana que ha impulsado en este último periodo la Administración vasca se ha cimentado en cuatro programas: Irekia, Open Data, el Perfil del Contratante y el perfil de empresas adjudicatarias.

Irekia se ha convertido en el primer portal de Open Government de España. Mediante este sitio en Internet, la ciudadanía puede controlar la acción del Gobierno y participar en su gestión, haciendo llegar sus propuestas. Es un modelo de referencia internacional, dado que en el último viaje que realizó una delegación a EE UU se firmó un acuerdo con la OEA para poner a su disposición el código abierto de Irekia para que él a su vez se lo ofrezca a todos sus países miembros, lo que ya está siendo aplicado en diversos gobiernos.

Open Data es un servicio que permite liberalizar toda la información desplegada en Euskadi.net y poniendo a disposición de los interesados enorme cantidad de datos en formato reutilizable. Ya se han liberado cerca de 2.000 conjuntos de datos hasta ahora inaccesibles.

El Perfil del Contratante es una herramienta para que las empresas puedan conocer con antelación los datos de las licitaciones y cuyo registro está a disposición de todas las instituciones y entes adjudicadores de la Comunidad Autónoma. Y el Perfil de empresas adjudicatarias con la Administración Pública Vasca permite que cualquier ciudadano pueda consultar los datos de los contratos asignados a las empresas y su facturación.

El último Gobierno presidido por el socialista Patxi López tenía ya avanzado el proyecto de ley de Transparencia, cuyo anteproyecto se presentó en junio pasado en Bilbao, aunque el adelanto electoral ha impedido aprobarlo antes de culminar la pasada legislatura.