Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa insta a devolver al gallego la prioridad en las aulas

Las restricciones de Feijóo llevan a España a incumplir un acuerdo internacional

Manifestación contra los recortes al gallego del Gobierno de Feijóo en la plaza del Obradoiro en enero de 2010 Ampliar foto
Manifestación contra los recortes al gallego del Gobierno de Feijóo en la plaza del Obradoiro en enero de 2010

Los cambios normativos realizados por Alberto Núñez Feijóo en 2010 para eliminar la prioridad que el bipartito le dio al gallego en la educación con el fin de frenar la pérdida de hablantes han llevado a España a incumplir los compromisos suscritos dentro del Consejo de Europa. Un informe elaborado por expertos lingüísticos que visitaron la comunidad y se entrevistaron con autoridades de la Xunta concluye que las medidas adoptadas por el Partido Popular desde que en 2009 llegó al poder van en contra de lo acordado por los Estados firmantes de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias, un documento suscrito en 1992 en la ciudad francesa de Estrasburgo y que recoge las medidas que deben tomar los gobiernos estatales o autónomos para preservar la biodiversidad lingüística del continente.

El acuerdo firmado hace 20 años exige a los gobiernos de los territorios con lenguas minoritarias que garanticen la educación en estos idiomas. Este requisito, según los expertos del Consejo de Europa, no se cumplía en Galicia durante los mandatos del popular Manuel Fraga, cuando la norma solo obligaba a impartir un mínimo de un tercio de las clases en gallego, pero empezó a implantarse con el decreto del bipartito que dio prioridad al idioma propio y estableció que los profesores la utilizasen en al menos la mitad de las horas lectivas. Los expertos de la institución europea consideran que Galicia, sin embargo, ha dado con la política lingüística de Feijóo un “preocupante” paso atrás en la conservación del idioma nacido en su territorio y no solo porque ahora los profesores únicamente estén obligados a emplear el gallego el mismo tiempo que el castellano.

El informe del Consejo de Europa resalta la “preocupación” por la “reducción” de las clases en gallego “en todos los niveles” educativos y también por los recortes en lo que denominan “su estructura de apoyo”. Los expertos que suscriben el documento emplazan a la Xunta “a tomar medidas para que la introducción del modelo trilingüe obligatorio [que divide las horas de clase entre el castellano, el gallego y el inglés] no afecte desproporcionadamente a la educación en gallego”. Los expertos de la institución recuerdan además a la Xunta que los compromisos de la carta europea obligan a ofertar “educación enteramente o esencialmente en gallego para aquellos alumnos cuyos padres así lo deseen”, una opción que implantó el bipartito y que, sin embargo, el Gobierno de Feijóo eliminó.

El Consejo de Europa critica la supresión de las aulas de Educación Infantil implantadas durante el bipartito en 42 colegios de las ciudades por deseo de los padres y la dirección de los centros y en las que se impartían las clases casi al 100% en gallego. Estas unidades estaban destinadas a niños castellanohablantes de 3 a 6 años cuyos padres querían aprovechar la gran capacidad de aprendizaje lingüístico que tienen los pequeños a estas edades para facilitarles a sus hijos la adquisición del gallego. El PP tildó de “anticonstitucional” el plan cuando estaba en la oposición y tras llegar a la Xunta en 2009 lo eliminó.

Los técnicos del Consejo de Europa rechazan también la supresión de las galescolas, un modelo de guarderías públicas creado por el BNG desde el bipartito para implantar la enseñanza en gallego a los pequeños de hasta tres años. El Gobierno de Feijóo borró el nombre de galescolas de los edificios y documentos oficiales, lo cambió por A Galiña Azul e impulsó una modificación de fondo en su funcionamiento, como recuerda el informe del Consejo de Europa: prescindió de la “orientación” de enseñanza en gallego para niños castellanohablantes que había inspirado su creación y que tanto habían aplaudido los expertos de la institución europea en su evaluación de 2008.

El último informe del Consejo de Europa sobre el grando de cumplimiento del acuerdo sobre lenguas minoritarias, el tercero que se elabora desde 1992, lamenta también la desaparición de todos los medios impresos solo en gallego, critica la falta de datos sobre la formación de funcionarios en esta lengua para normalizar su uso en todas las actividades y trámites administrativos y asegura haber recibido pruebas de que las autoridades de la Xunta utilizan cada vez menos el idioma propio de Galicia en los mensajes institucionales.

“El comité de expertos del Consejo de Europa reconoce de forma contundente lo que A Mesa lleva tres años denunciando” afirma Carlos Callón, presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística. “Feijóo no debería caer en la tentación de continuar igual después de esta advertencia: ganar las elecciones no lo convierte en monarca absoluto que pueda despreciar nuestros derechos”.