Jaén abrirá 24 albergues de temporeros pese a la baja cosecha oleícola

La medida busca evitar que los inmigrantes vayan de un sitio a otro sin un techo donde cobijarse

Albergue de temporeros en Jaén.
Albergue de temporeros en Jaén.JOSÉ MANUEL PEDROSA

La provincia de Jaén va a ver reducida su producción de aceite de oliva en un 75% y se estima que se perderán más de cinco millones de jornales. Así y todo, este año volverán a abrir sus puertas un total de 24 albergues para la acogida de temporeros ante el temor de que, ajenos a la escasez de mano de obra, en las próximas semanas volverán a llegar muchos inmigrantes en busca de un jornal en el olivar. El Foro Provincial de la Inmigración confirmó este miércoles que los albergues —con capacidad para más de 800 plazas— abrirán sus puertas el 26 de noviembre, algo más tarde que otros años porque también se cree que la campaña de recolección se retrasará por la corta cosecha.

Más información
El olivar confirma sus peores augurios
El número de empleos para la campaña del verdeo se desploma

La delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Purificación Gálvez, destacó el “esfuerzo extraordinario” de la Junta, la Diputación y los ayuntamientos por consolidar una red provincial de albergues que es única en España. Solo el Gobierno andaluz destina 424.000 euros para subvencionar a los municipios que acogen temporeros. El Foro de la Inmigración, al que asistió el director general de Políticas Migratorias, Luis Vargas, reúne a instituciones, sindicatos, empresarios, ONG y otros colectivos sociales.

Mucho antes (en la segunda semana de noviembre) la Junta activará una campaña publicitaria en radio y televisión para intentar disuadir a los inmigrantes que están en otras provincias españolas para que no vayan a la aceituna porque las necesidades de mano de obra ya están cubiertas.

Tan solo en el Sistema de Gestión de Empleo Agrario hay 28.000 personas inscritas en la provincia de Jaén, cuya tasa de desempleo supera el 37%. “Aquellas personas que piensan en venir a la campaña, salvo que tengan contrato, que no lo hagan porque pueden ver frustradas sus expectativas”, espetó la delegada del Gobierno andaluz.

Se intenta así evitar las escenas de otros años, cuando decenas de inmigrantes deambulaban de un sitio a otro de la provincia sin un techo donde cobijarse. La estancia máxima en cada albergue es de tres días, pero pueden rotar por el resto de la provincia. Aunque la tendencia es respetar la fecha oficial de apertura de los centros para evitar el efecto llamada, la presión migratoria ha forzado a algunos municipios a anticipar los albergues otros años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS