Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Díez y Gloria Lago, testigos de los nacionalistas que boicotearon su protesta

El fiscal pide 45 años de prisión para 12 participantes de la contraprotesta

Imagen de la protesta en el año 2009
Imagen de la protesta en el año 2009

El juicio que debía iniciarse este martes contra los 12 jóvenes independentistas detenidos durante una protesta contraria a una marcha de Galicia Bilingüe en 2009, ha sido anulado después de que la Fiscalía pidiese la inclusión de una pena omitida en el escrito de acusación, algo que fue rechazado por los abogados defensores.La jueza ha decretado la suspensión del juicio y la vuelta de las actuaciones al juzgado de instrucción. 

Rosa Díez y Gloria Lago, las líderes de UPyD y Galicia Bilingüe, deberían comparecer este jueves en el juzgado de Santiago citadas como testigos por la defensa de los jóvenes nacionalistas gallegos que hace tres años, en vísperas de las elecciones de 2009, se concentraron frente a una manifestación contra el gallego, organizada por la asociación que preside Lago y a la que asistieron las dos representantes mencionadas además de líderes del PP gallego, entre ellos el número dos del PP de Galicia, Alfonso Rueda, y el de la Falange. Este último no comparecerá como testigo de la defensa ya que a lo largo de estos tres años "la policía no ha conseguido localizarlo, pese a que lidera un partido legalmente constituido", puntualizan los acusados.

La Fiscalía y la acusación particular piden para los 12 nacionalistas imputados 45 años de cárcel (casi cuatro años para la mayoría de ellos) y 32.000 euros de sanción. Los acusa de los delitos de atentado contra la autoridad y desórdenes públicos.

La defensa de los jóvenes sostiene que el juicio que se iniciará hoy a las 9,30 de la mañana es "claramente político". Argumenta que los imputados no hicieron más que expresar libremente su posición ideológica "de apoyo al gallego". "Hubo una manifestación de odio contra nuestro idioma y nosotros reaccionamos defendiendo posiciones políticas diferentes", sostienen dos de los imputados. Aurelio López y Xoán Pérez insisten en que la contramanifestaciónen la que participaron no era más que "una protesta pacífica en favor de la lengua gallega". Alguno de ellos ya declaró el año pasado negando haber lanzado petardos o haber golpeado a un agente y advirtiendo que había sido él quien había denunciado a dos policías por haberle agredido.

Gloria Lago, la presidenta de Galicia Bilingüe, colectivo que organizó la manifestación, asegura que los acusados intentaron “por todos los medios: echando canicas en las escaleras para que resbaláramos y quemando contenedores” impedir el “derecho sagrado y constitucional que tenemos a manifestarnos”. Lago reconoce que invitó a la manifestación a UPyD y al PP (asistieron líderes de ambas formaciones) pero, contrariamente a lo que sostienen los imputados, precisa que “no había nadie de Falange, eso es algo que ya ni existe”. La presidenta de Galicia Bilingüe tilda a los acusados de “auténticos terroristas” y matiza que la manifestación que convocó “no era contra el gallego, sino a favor de la libertad de elección del idioma en las aulas”.

En la vista celebrada el año pasado los agentes destacaron que la actitud de los manifestantes había sido de "hostilidad, desobediencia y agresividad". Los testigos señalaron que los manifestantes "insultaron" a las personas que participaban en la marcha de Galicia Bilingüe y que "impedían la libre circulación de los transeúntes".

El juicio durará tres días (hoy, el jueves y el viernes) y se han organizado concentraciones en defensa de los imputados. La primera, a las 9,30 de esta mañana ante el juzgado del barrio de Fontiñas.