Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta de discapacitados con problemas de movilidad

“La ley de Dependencia es uno de los ejemplos de deslealtad institucional más grandes”, dice José Manuel Vela

“La ley de Dependencia es uno de los ejemplos de deslealtad institucional más grandes”, dijo durante el debate de las Cortes el consejero de Hacienda, José Manuel Vela, que replicaba a la socialista Carmen Ninet. “Yo invito, tu pagas”, añadió para reforzar su argumento. El Gobierno de Rodríguez Zapatero habría sido responsable de reconocer unos derechos que implican obligaciones económicas de las Administraciones públicas a las que el Consell no puede hacer frente y confía en el Fondo de Liquidez Autonómica.

Esa insolvencia la pagan, por ejemplo, una quincena de trabajadores de la Cocemfe (nueve auxiliares, dos trabajadores sociales, un psicólogo y dos administrativos) afectados por un ERE porque las deudas de la Generalitat ponen en duda la viabilidad de la atención a 48 personas con problemas de movilidad en el programa de fomento de la autonomía personal. “No hay dinero y los trabajadores que nos asisten no cobran”, describía la situación Carmen Pradas, afectada de esclerosis múltiple, en la protesta que varias decenas de familiares, dependientes y familiares protagonizaron en la plaza de la Virgen de Valencia, a pocos metros del Parlamento. “Tenemos un puesto en la sociedad, no somos invisibles”, comentaba a su lado, desde otra silla de ruedas, Ana Soriano. “Nos pagaron lo que debían hasta mayo de 2012”, explicó María José Carreño, coordinadora del programa. “Ahora nos deben de junio a septiembre. ¿Qué pasará con el año 2013?”.