Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado invertirá un tercio menos en la red de carreteras y trenes de Madrid

El presupuesto incluye partidas llamativas como 888.000 euros para los coches oficiales de los Ministerios, 350.000 en paracaídas o 16.000 para Guerra Electrónica

Salvador Victoria, Ignacio González y Enrique Ossorio. Ampliar foto
Salvador Victoria, Ignacio González y Enrique Ossorio.

Los presupuestos generales del Estado para el año que viene esconden, aparte de los recortes previsibles, partidas esperpénticas dignas de la pluma de Ramón María del Valle-Inclán. La inversión del sector público estatal en la Comunidad de Madrid en 2013 será de 1.078,66 millones de euros frente a los 1.258,30 de este año. Un 14,77% menos. Un afeitado de 180 millones, por más que, como todos los años, el Estado atribuya a Madrid partidas de los Ministerios. “Cada millón de euros no invertido supone entre 25 y 35 nuevos desempleados. ¡Y aun así la partida está inflada, engordada, adornada de mala manera! Por ejemplo se incluyen los 888.000 euros para los coches oficiales de los distintos Ministerios”, critica Rafael Simancas, diputado del PSOE en el Congreso de los Diputados. “Hay un 39,21% menos de inversiones para Madrid respecto al último presupuesto de Zapatero y el Gobierno regional está mudo”, añade Antonio Carmona, parlamentario regional del PSM, que recuerda que en 2011 el Estado destinó a la región 1.774 millones.

La percepción en el Ejecutivo autonómico varía de forma notable. “Las inversiones estatales disminuyen, así es, pero Madrid no es la más castigada [Navarra pasa de 79,98 a 25,34 millones (68%), y Baleares de 143 a 78 millones, un 45%]. Para el conjunto de las comunidades autónomas esa disminución es del 16,1%. Se nos trata dos puntos mejor que a la media…”, argumenta el portavoz del Gobierno madrileño, Salvador Victoria. “Por segundo año consecutivo la Comunidad ya no ha sido castigada como en los ocho años de Gobierno de Zapatero. En ese tiempo la inversión del Estado en las comunidades creció un 15% mientras en Madrid disminuyó un 45%. Eso es discriminación”, sentencia el número dos de Ignacio González.

Más allá de las diferentes ópticas, de las trincheras políticas y sus peleas de cifras, la realidad es cruda. Las inversiones en la Dirección General de Carreteras descienden un 27%, pasando de los 125 millones de 2012 a 91. “Todas las actuaciones previstas para la creación y mejora de plataformas reservadas para transporte público y vehículos de alta ocupación en las vías de acceso a Madrid, desde la A1 a la A6, reducen su presupuesto a la quinta parte. Y las actuaciones de mejora en la M-40 se reducen en la misma proporción”, apunta Simancas, que recuerda que las empresas de conservación recomiendan invertir el 3% del valor patrimonial neto en el mantenimiento de las vías. “Ahora estamos por debajo del 1%, cuando además toda obra pública tiene un retorno fiscal de más del 60%”, añade. “El próximo año, obviamente, no podíamos esperar grandes inversiones del Estado; la situación en la que dejaron los socialistas la economía española exige grandes ajustes y medidas muy duras para contener el endeudamiento de las administraciones públicas”, justifica el consejero de Economía, Enrique Ossorio.

La Dirección General de Ferrocarriles sufre a su vez un recorte de un tercio: de 62 millones en 2012 se desploma a 17. El Plan de Extensión de Cercanías dispuesto entre 2009 y 2015, que contaba este ejercicio con 7,7 millones, se queda en 1,1. La partida a RENFE disminuye de 20 a 10 millones, y la destinada al AVE adelgaza de 219 a 136 millones. “No hay ni rastro de los programas para impulsar el transporte ferroviario de mercancías o nuevos nodos logísticos, cuando Madrid puede mejorar muchísimo en este campo, y por extensión en una mejor competitividad y respeto al medioambiente”, expone Simancas. Las inversiones del Ministerio de Interior en comisarías y medios policiales se reducen a su vez un 32,7% (de 25,5 a 17,2 millones).

El descenso de las inversiones en la red logística contrasta con partidas llamativas que se incluyen dentro de la cesta de Madrid. Aunque los madrileños no sean sus destinatarios. Así aparecen las presupuestadas para las Cortes Generales (2,4 millones), Consejo General del Poder Judicial (1,3 millones), Tribunal de Cuentas (600.000 euros), Tribunal Constitucional (657.000), Consejo de Estado (121.000)... O el millón y medio a Puertos del Estado. La Sociedad para el estudio de las conexiones en el Estrecho de Gibraltar recibe 11.000 euros. “Parece una broma pesada, en un escenario que no tiene nada de agradable. Madrid se enfrenta en 2013 a una menor financiación del Estado de 1.000 millones, a otro recorte de 1.500 millones para alcanzar los objetivos del déficit, que pasa del 1,5% al 0,7%… Y encima parece ser que vamos a tener que pagar los paracaídas del Ejército de Tierra”, observa el portavoz de Izquierda Unida, Gregorio Gordo, en alusión a los 350.000 euros que también se incluyen dentro de las inversiones del Estado para la Comunidad. Aunque su remitente sea Defensa. Como en el caso de los 15 millones al Instituto de Técnicas Aeroespacial. O los 16.000 euros para Guerra Electrónica.