Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV insta a recuperar la colaboración público-privada para las infraestructuras

Andoni Ortuzar, durante su intervención delante de la candidatura del PNV por Bizkaia.
Andoni Ortuzar, durante su intervención delante de la candidatura del PNV por Bizkaia.

En Bizkaia, en el territorio donde sabe que sus mensajes caen de manera mayoritaria en el entramado empresarial de la pequeña y media empresa, el presidente del PNV y candidato a lehendakari, Iñigo Urkullu, planteó la necesidad de recuperar un clima de entendimiento entre las instituciones y la iniciativa privada para acometer las próximas infraestructuras en la actual situación económica.

Este llamamiento al “espíritu de concertación” fue el principal mensaje que desgranó ayer Urkullu al presentar, en el Museo Marítimo de Bilbao, la lista de su partido por Bizkaia.El líder jeltzale está convencido de que es una fórmula “esencial para el éxito del futuro” en base a la experiencia del pasado.

Sobre un guión con mayor protagonismo para la economía, Urkullu destacó que “las infraestructuras, las inversiones, la política industrial, los programas de apoyo a la empresa tienen un objetivo, reanimar la actividad, facilitar el crecimiento y motivar la creación de empleo”. De hecho, se comprometió a un plan general de mejora de las infraestructuras “para la recuperación económica y mejorar la calidad de vida”. Para que quedara claro el orden de prioridad, como ya recordó el martes en el acto de Vitoria, la economía “es el gran objetivo que nos une por encima de coyunturas e ideologías”, subrayó.

En clave de futuro, Urkullu adelantó que “el 1 de enero Euskadi no va a tener presupuestos”, pero aprovechó este enunciado para asegurar que “desde el 1 de enero habrá un Gobierno vasco comprometido con el rigor, el control del gasto y la garantía de las políticas públicas”.

Lo dijo tras criticar la gestión del Ejecutivo socialista ante la crisis, de la que admitió que “ha tenido una gran repercusión en Euskadi en los tres últimos años “por la incapacidad de hacer frente a la crisis”. A modo de antítesis, indicó que si llega al Gobierno, “el PNV no va a aplazar las decisiones sobre la deuda, el déficit y las directrices presupuestarias”. Según Urkullu, “no vamos a perder un minuto describiendo la crisis ni nos vamos a entretener en discusiones estériles Vamos a hablar lo justo y vamos a hacer más”.