Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP agita el discurso del agravio de la Junta a Sevilla

Zoido lamenta que se priorice el metro de Málaga y Granada frente al de su ciudad

Juan Ignacio Zoido en una rueda de prensa del PP andaluz. Ampliar foto
Juan Ignacio Zoido en una rueda de prensa del PP andaluz.

El presidente del PP andaluz colisionó este viernes con el alcalde de Sevilla. Un conflicto político que no tendría mayor importancia si no fuera porque los dos son la misma persona. Juan Ignacio Zoido el líder de los populares contra Juan Ignacio Zoido el regidor de la capital. Del primero, los militantes y cargos del PP esperan que ponga al mismo nivel de importancia a las ocho capitales andaluzas; del segundo, los sevillanos buscan que defienda a la ciudad por encima de todo. Y Zoido se ha puesto esta vez  el traje de alcalde y, a costa del parón del metro de Sevilla anunciado por la Junta, se metió en la primera encrucijada de su mandato en el PP andaluz.

La raíz del conflicto está en la decisión de la Consejería de Fomento y Vivienda de dejar de invertir en las líneas 2, 3 y 4 del metro de Sevilla y priorizar los metros de Málaga y Granada, que ya están en obras. Lo anunció el jueves la titular de este departamento, Elena Cortés (IU), y lo ha justificado este viernes el presidente de la Junta en un desayuno con periodistas parlamentarios. “Los únicos que ya tienen metro son los sevillanos”, dijo José Antonio Griñán, que ha precisado que la ampliación del metro de Sevilla es “la tercera prioridad” del Gobierno andaluz, por detrás de los proyectos de Málaga y de Granada.

No quiero ni pensar que esto sea una avanzadilla del maltrato a Sevilla

Juan Ignacio Zoido

Zoido, que antes de conocer las palabras de Griñán ya había programado una rueda de prensa para criticar la decisión de la Junta, sacó su conclusión y la hizo pública: al priorizar los proyectos de Granada y Málaga, la Junta discrimina a la capital. “No quiero ni pensar que esto sea una avanzadilla del maltrato a Sevilla”, afirmó el alcalde. E insistió: “Ya está bien de agravios con Sevilla, de relegarla y de que se le dé la espalda”.

A Zoido le molestó especialmente que Griñán situara el metro de la capital como “prioridad tres” y pidió que Sevilla “reciba el mismo trato que las demás ciudades”. Pero conociendo que al repartir las inversiones públicas, y más cuando son tan raquíticas como ahora, siempre hay que priorizar, el alcalde y presidente del PP no tuvo reparo en admitir que discrepa del orden establecido por la Junta. Probablemente sin pensar que pudiera ofender a las otras capitales, Zoido se ha metido en un brete. Y eso que sabía que tenía que andar con pies de plomo. La elección del alcalde como sucesor de Javier Arenas generó recelos desde el principio en el resto de las provincias, que entendían que esta decisión acentúa la ya de por sí excesiva concentración de poder regional en Sevilla.

En su defensa hacia el metro de la capital, el regidor pidió a Griñán que rectificase “inmediatamente” y aseguró que no consentirá que se “entierren” los proyectos de las líneas 2, 3 y 4, en los que la Junta ya ha invertido 17 millones de euros. Zoido aseguró incluso que buscará por su cuenta financiación privada. “Hay empresas dispuestas a invertir las cantidades necesarias”.

Más comprensivo con la Junta se mostró el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas. El parón del metro no le “satisface”, dijo, pero confía en que el proyecto se retomará y entiende que hay que priorizar las líneas que están ya en obras.