Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada a pagar una multa de 90 euros por el hurto en un supermercado

La juez cree que la "delicada situación económica" de las familias “no justifica un hecho delictivo”

Marian Fernández, la mujer que el pasado lunes se llevó de un supermercado de Vilafranca del Penedès (Alt Penedès) 241 euros en productos de primera necesidad, ha sido condenada por una falta de hurto. Marian, de 28 años, deberá abonar 90 euros de multa, pagar las costas judiciales y devolver a la cadena DIA el importe de los alimentos y productos de higiene personal que tomó sin pagar con la ayuda de un grupo de activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

En el juicio, que se celebró en medio de una gran expectación, Marian reconoció los hechos: alrededor de las 14 horas, entró en un supermercado de DIA, llenó el carrito de la compra y fingió que iba a pagar con una tarjeta de crédito a sabiendas de que no tenía fondos. La mujer declaró que actuó movida por la necesidad y que no pagó la compra porque carece de recursos. Su declaración es “más que suficiente”, razona la sentencia, para condenarla. La juez afirma que es “plenamente consciente” de la “delicada situación económica de muchas familias” como consecuencia de la “actual y sobradamente conocida crisis económica”. Pero matiza que ese argumento no sirve para “justificar un hecho delictivo” y “totalmente reprochable”. En su opinión, existen “otras vías para obtener ayuda y centros especialmente destinados a ello” sin necesidad “de acudir a la delincuencia”.

El fiscal consideró que Marian actuó con “ánimo de lucro” y que el Estado garantiza que nadie muera de hambre, por lo que pidió que fuera condenada. Su abogado solicitó la absolución o, en todo caso, que se le eximiera de culpa al haber cometido un hurto por necesidad. El letrado anunció ayer que recurrirá la sentencia.

La juez ha impuesto a Marian la cuota mínima “dada su sutuación económica”, ya que manifestó “que no trabaja ni tiene ingresos ni rentas”. La mujer, a punto de ser desahuciada, solo cuenta con la ayuda financiera de su madre para mantener a sus tres hijos de 10, 6 y 2 años. En caso de impago, añade la sentencia, podría ingresar en prisión o someterse a una localizacon permanente durante unos días.