“Quieren echarnos, pero no lo dicen”

Centenares de personas se concentran en Bilbao para pedir que se mantenga sin limitaciones la asistencia sanitaria pública a los inmigrantes sin papeles

Un momento de la concentración celebrada anoche en Bilbao con carteles reivindicativos imitando tarjetas sanitarias.
Un momento de la concentración celebrada anoche en Bilbao con carteles reivindicativos imitando tarjetas sanitarias.LUIS ALBERTO GARCÍA

De los cientos de personas que ayer se concentraron en la plaza del Arriaga de Bilbao, cerca de la mitad eran nacionales y la otra mitad, extranjeros. Entre estos últimos, muchos tenían los papeles en regla. El Real Decreto que entra en vigor hoy no les afecta, pero la restricción en el acceso a la sanidad pública que impone a muchos de sus compañeros era suficiente motivo para estar allí. Los muy diversos perfiles de los asistentes reflejaban mejor que la propia pancarta el mensaje que se quería lanzar: “La sanidad es un derecho universal ante el que todos somos iguales”.

La concentración estaba convocada por SOS Racismo Bizkaia y Harresiak Apurtuz, la coordinadora de ONG de apoyo a inmigrantes en Euskadi, y se unió a otras protestas desarrolladas en toda España.

Ablaye, un senegalés de 30 años con los papeles en regla, hacía de portavoz de todo un grupo de compañeros entre los que sí había sin papeles: “Es una forma de echar a los irregulares del país; no pueden decirlo claramente porque sonaría racista, pero es lo que quieren”, dice convencido. A su lado, Mamemor asiente. Hace cinco años fue detenido en Valencia por vender discos en la calle, y la lacra del top manta le impide regularizar su situación. “Tengo miedo”, reconoce. “Hace un tiempo estuve muy mal de salud, ahora estoy mejor, pero me gusta ir cada seis meses a revisar que todo está bien”. “Por ahora lo puedes hacer”, le responde Ablaye. “A ver si los que vengan en octubre tampoco lo aplican”, dice, en referencia a las inminentes elecciones vascas.

Los asistentes se concentraron tras una pancarta con el lema Por la sanidad pública y universal. A su lado, otra más pequeña con una sucinta palabra: “Dignidad”. Algunos portaban banderas rojas, “porque los inmigrantes estamos llorando sangre”, explicaban. Miembros de las dos entidades convocantes leyeron un comunicado en el que acusaron al Gobierno central “de lanzar mensajes racistas y excluyentes que sugieren que los inmigrantes abusan del sistema sanitario y que en este momento de crisis calan especialmente entre la ciudadanía”.

Doce organizaciones de todo el país, entre ellas, las convocantes de la concentración de Bilbao, hicieron ayer público un comunicado en el que felicitaban por su “compromiso valiente” a las comunidades autónomas que, como Euskadi, han decidido no aplicar la nueva normativa. La felicitación se hacía extensiva a los médicos que ya se han declarado insumisos. No obstante, el comunicado mostraba preocupación ante la falta de instrucciones claras a los profesionales sanitarios de cómo actuar cuando atiendan a personas en situación irregular.

Harresiak Apurtuz tomó ayer la iniciativa con la creación de un observatorio electrónico de incidencias en la aplicación de la norma. Desde hoy, su página web, www.harresiak.org, lo oferta a todas las entidades que lo deseen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS