Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante recibirá basura de 144 pueblos de Valencia a cambio de 6,8 millones

La Junta Local de Gobierno aprueba el lunes el convenio que le permitirá nuevos ingresos

Alicante recibirá 144.000 toneladas al año de residuos de 144 municipios de Valencia. Dicho de otra forma, Alicante admitirá en su planta los residuos que generan alrededor de 721.000 habitantes, más del doble de la población de la ciudad. A cambio, espera ingresar algo más de 6,87 millones de euros.

La Junta Local de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante aprobará el lunes la firma de un convenio con el Consorcio de Residuos del Plan Zonal para las zonas X, XI y XII “para el tratamiento y eliminación” de la basura en su planta. El equipo de gobierno que preside Sonia Castedo, del PP, explicó ayer en una nota que la recepción de residuos se mantendrá hasta que esta zona tenga su propia planta de tratamiento, proyectada en Llanera de Ranes. También detalló que el precio establecido por tonelada es de 49,11 euros. “Esto generará para el Ayuntamiento unos ingresos de 6.875.400 euros que permitirán financiar una gran parte del servicio de limpieza y recogida de residuos de Alicante”, agregó el equipo de gobierno local en su nota.

El Ayuntamiento también advirtió de que los futuros aportes permitirán utilizar al menos un 80% de las instalaciones “actualmente infrautilizadas” y cuya capacidad de tratamiento alcanza las 245.000 toneladas.

La decisión municipal llega un mes después de que la Consejería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente multara a la concesionaria de la planta de basura de Alicante, Inusa, participada por el empresario Enrique Ortiz, por no separar los destinados a valorización en planta de los que van al vertedero.

EU lamentó que Alicante admita “masivamente” basuras de fuera “cuando ni siquiera está en condiciones de gestionar adecuadamente los residuos de la ciudad”, como demuestra la sanción del Consell. Y Ecologistas en Acción criticó la afirmación de que la planta está infrautilizada. “El Ayuntamiento confunde capacidad de tratamiento con capacidad de vertido”, agregó.