Educación dice que el cobro por llevar fiambrera busca “ahorro para las familias”

La consejera afirma que la mitad de los alumnos reciben becas completas para el comedor Catalá dice estar satisfecha porque Educación para la Ciudadanía ha dejado de ser "polémica"

La consejera de Educación, María José Catalá.
La consejera de Educación, María José Catalá.TANIA CASTRO

La consejera valenciana de Educación, María José Català, trató este lunes de matizar la polémica generada por su anuncio de que la Generalitat estudia cobrar hasta 1,45 euros al día a las familias que opten por ahorrarse el menú del colegio utilizando fiambreras con comida preparada en casa. Según Català, la iniciativa, que aún no está decidida, pero que a tenor de sus palabras parece que saldrá adelante, tiene como objetivo “generar ahorro a las familias”.

“Parece que la medida de la fiambrera vaya dirigida a la gente más necesitada, y no es así. La gente más necesitada tiene beca completa de comedor”, declaró. La titular de Educación afirmó que 80.000 alumnos valencianos, uno de cada dos, reciben una “beca al 100%” para el comedor. Una subvención a la que la Generalitat destina 70 millones de euros, frente, comparó, a los entre 13 y 15 que presupuesta la Comunidad de Madrid o los cinco millones del Gobierno de Aragón. “De quienes estamos hablando” en el uso de la fiambrera, prosiguió, “es de la otra mitad que no accede a la beca porque la situación económica de la familia no es tan delicada”.

Català planteó la medida como una novedad —aunque en algunos colegios ya ha empezado a hacerse uso de las tarteras—, que persigue que ese otro 50% del alumnado pueda evitar parte del desembolso del menú. “El Gobierno valenciano está haciendo ajustes y está pidiendo mucho a los ciudadanos. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es propiciar algunas iniciativas que generen ahorro a las familias”. Incluso pagando 1,45 euros por llevar la fiambrera, cada alumno pagaría 85 euros menos de media al mes que si tuviera que pagar el menú. El cálculo no incluye el coste de los alimentos que las familias elaborarán para los alumnos.

El uso de la fiambrera se incluirá en la próxima orden de comedores que está preparando su departamento y la última palabra la tendrán los consejos escolares. Si consideran suficiente el dinero que reciben del Consell para mantener los comedores —30 millones para el conjunto de los centros—, las familias de los niños con tartera no tendrán que pagar, añadió.

Català celebró los cambios introducidos por el Gobierno en Educación para la Ciudadanía ya que, en su opinión, ha eliminado los “contenidos polémicos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS