Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca a más implicados en la estafa a Nervacero

El caso sigue abierto y la empresa rechaza hacer pronuciarse sobre el asunto

El caso de fraude millonario destapado por la Guardia Civil en la empresa siderúrgica Nervacero sigue abierto después de que agentes del cuerpo detuvieran ayer a dos empleados de la firma como presuntos autores de un delito continuado de estafa a la compañía.

 Los trabajadores, que estaban encargados de clasificar la chatarra que adquiría la firma, supuestamente se enriquecieron falseando la calidad de la materia prima que entraba en la planta, e n connivencia con los proveedores. A consecuencia de esta calificación fraudulenta, Nervacero compraba materia prima de baja calidad al precio de la buena. Al parecer, los arrestados también realizaban complejas operaciones en el control de las existencias, siempre en contra de la firma siderúrgica, para tratar de evitar el descubrimiento de la estafa.

Según fuentes policiales, que siguen investigando el asunto en busca de más implicados, el montante total del fraude podría ascender a “decenas de millones” de euros.

La investigación se inició en febrero, tras una denuncia de Nervacero. Ayer, finalmente, el juez instructor levantó el secreto de sumario y ordenó el arresto de los dos empleados. En la operación, se decomisaron 839.000 euros en metálico, además de intervenir algunas cajas de seguridad en distintas entidades bancarias, cinco viviendas —entre ellas un chalet y un dúplex—, nueve plazas de garaje y trasteros, y varios vehículos de alta gama.

Nervacero no quiso pronunciarse al respecto “mientras el caso siga abierto”. La empresa dijo “respetar" el proceso judicial y precisó que los trabajadores detenidos “aún no están imputados”.

Los sindicatos tampoco quisieron hacer declaraciones sobre el asunto.