La Generalitat cierra el primer semestre con un déficit de 448 millones de euros

El desfase entre ingresos y gastos hasta junio fue algo superior al 0,2% Los gastos no financieros se redujeron solo el 0,25% y subieron en varios departamentos

Las cuentas de la Generalitat cerraron el primer semestre del año con un déficit de 448 millones de euros después de que entraran en números rojos en junio por primera vez en 2012, según los datos de ejecución presupuestaria elaborados por el Departamento de Economía y Conocimiento. Esa cantidad equivale a una cifra algo superior al 0,2% del producto interior bruto (PIB) catalán, de acuerdo con las últimas proyecciones para este año de la Generalitat, de modo que la cifra está muy por debajo del 1,01% del mismo periodo del año pasado. Hasta el mes de mayo el Ejecutivo catalán presentó unas cuentas con superávit por los 1.800 millones de euros que le traspasó el Gobierno central en concepto de adelantos y liquidaciones correspondientes a ejercicios anteriores.

Esas cantidades que recibieron las arcas catalanas permitieron compensar durante los seis primeros meses del año la caída de la recaudación del 6% por impuestos directos —sobre todo IRPF— y de prácticamente la misma proporción por impuestos indirectos. En este último capítulo, mientras los ingresos derivados de la participación en el IVA se incrementó un exiguo 0,5%, la recaudación por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados se hundió el 18,3%.

Escasa caída de gasto

El departamento que dirige Andreu Mas-Colell sí logró contener el gasto no financiero por segundo año consecutivo, aunque de forma muy tímida, puesto que descendio solo el 0,25%. Y ello a pesar de que el Ejecutivo catalán mantuvo a raya tanto las remuneraciones del personal como las inversiones públicas, que cayeron el 32,1% durante el primer semestre. En cambio, en ese periodo subieron tanto los gastos corrientes como los financieros.

Por áreas, el gasto en este primer semestre subió en cinco departamentos. Destaca sobre todo el incremento del gasto en Presidencia, que aumentó el 46,8% respecto al mismo periodo de 2011. El dispendio también fue mayor en Empresa y Empleo (16,4%), Economía y Conocimiento (6,3%), Bienestar y Familia (5%) y Enseñanza (1,12%). En cambio, bajó, y mucho, en el Departamento de Salud, una de las áreas con un gasto más expansivo y complicado de controlar. El descenso fue del 26,7%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS