Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias desconvocan la huelga sin haber cobrado

Los boticarios confían en percibir pronto una mensualidad de lo que les adeuda la Generalitat

Una farmacia de Alicante, cerrada durante el debate en el colegio sobre la huelga.
Una farmacia de Alicante, cerrada durante el debate en el colegio sobre la huelga.

Las farmacias de las provincias de Alicante y Castellón acordaron este lunes desconvocar el cierre patronal convocado para protestar por los impagos de la Generalitat, como ya habían hecho los establecimientos de Valencia a la espera de que el Consell cumpla su previsión de abonarles una mensualidad antes de que de acabe este mes de julio.

“Si no pagan, no podemos hacer nada”, admitía en público, resignado, un farmacéutico de Alicante tras conocer la opinión de los abogados expertos que acudieron a la asamblea para advertirles de que un litigio por impagos contra la Generalitat podría demorarse durante años y ser muy costoso. La reunión en Alicante, a la que acudieron 400 boticarios, fue larga y tensa. La mayoría de las intervenciones fueron en el mismo sentido. “El calendario de servicios mínimos ha sido un torpedo, la consejería ha reventado la protesta”, admitió una farmacéutica, que recordó que en la anterior convocatoria los establecimientos que abrieron en servicios mínimos en Alicante fueron siete, y este lunes 39. “Con cruzar la calle los clientes compran medicinas”, agregó. Un 21% de boticas estuvieron abiertas por servicios mínimos.

“Qué cara de tonto se nos quedará cuando abramos y pregunten los clientes si hemos cobrado”, admitió otro. Un boticario de Guardamar instó a negociar “porque esta huelga no tiene ningún sentido”. Un compañero de La Nucia dijo que “una vez que Valencia se descolgó estamos perdidos”. Otra pidió la dimisión de la presidenta del colegio de Valencia, y un propietario de una farmacia en Benidorm planteó incluso abrir sus establecimientos pero “atender uno por uno a los clientes, para que hagan cola en la calle y esperen”.

El presidente del colegio de farmacéuticos de Alicante, Jaime Carbonell, admitió que la huelga indefinida no era la mejor opción, por eso anunció que la próxima convocatoria será “intermitente”. Al final, tras cuatro horas de debate, por 362 votos a favor, 29 en contra y 38 abstenciones, los boticarios alicantinos decidieron abrir de nuevo, aceptar el plan de pagos del Consell y, si el 1 de agosto no han cobrado, convocar otra huelga.

El plan de pagos comporta cobrar una mensualidad antes del 1 de agosto, y mes y medio en otros cuatro pagos sucesivos. La deuda consolidada de febrero a junio en Alicante asciende a 215 millones de euros. Carbonell consideró que “la adhesión de la Generalitat al fondo de rescate comportará liquidez, y posibilitará" que les pague "Madrid, y no Valencia”.

Las farmacias de Castellón adoptaron la misma decisión a media mañana, por lo que aquellas oficinas que habían secundado el paro volvieron a abrir a mediodía. La decisión de desconvocar la protesta salió adelante por 102 votos a favor, 38 en contra y 23 abstenciones. El presidente del colegio, Jesús Bellver, cifró en 70 millones la deuda pendiente en Castellón y se mostró “confiado” en que se cumpla el plan de pagos.