Debate sobre el futuro electoral

Dos visiones sobre el final de legislatura

Pastor: “Nuestro esquema es el de agotar la legislatura” Ortuzar: “Más que inevitable, es deseable el adelanto electoral”

José Antonio Pastor (izquierda) junto a Andoni Ortuzar, durante el encuentro en Vitoria.
José Antonio Pastor (izquierda) junto a Andoni Ortuzar, durante el encuentro en Vitoria.L. RICO

Mientras a veces, y con la boca pequeña, la oposición pide un adelanto electoral y el lehendakari mantiene su propósito de agotar la legislatura, Euskadi, desde el anuncio de ETA y la futura presencia de Bildu en el próximo Parlamento, vive una nueva situación política.

Pregunta. ¿Se podrá llegar al final de esta legislatura, prevista para 2013?

Andoni Ortuzar. Depende como. Nosotros, más que inevitable lo vemos deseable por un aspecto político y otro técnico. En el político, vemos que el Gobierno ha perdido el respaldo parlamentario que tenía, se ha quedado solo, y el partido que le apoyaba ya no lo hace. El PP que le aupó a Ajuria Enea con una pequeña trampa engañó al PSE y este lo va a pagar caro. La precariedad en la que se mueve el Gobierno a nivel parlamentario tiene una trascendencia que demuestra que en esta situación no tenemos un gobierno fuerte. En el técnico, en la situación económica en la que estamos, sería bueno que el próximo gobierno, sea cual sea, tuviese un margen y un tiempo para elaborar su propio presupuesto sin que eso pare la vida política. Hoy, prácticamente, la legislatura está acabada.

Andoni Ortuzar.
Andoni Ortuzar.

Perfil

Andoni Ortuzar (Portugalete, 1962) es licenciado en Ciencias de la Información por la UPV. A los 14 años, se afilió a EGI, las juventudes del PNV. De 1981 a 1987 trabajó como periodista en Deia. Ocupó la Secretaría General de Acción Exterior entre 1995 y 1999. Ese último año fue nombrado director general de EiTB, cargo que desempeñó hasta enero de 2008, cuando lo dejó para presidir el PNV de Bizkaia. Comparte ese puesto con el de parlamentario en la Cámara autonómica. Se habla de él como futuro presidente del PNV.

José Antonio Pastor. Ha habido otras situaciones en las que se ha alargado la legislatura, pero es verdad que el socio de gobierno ha roto el acuerdo, se ha desvinculado el mismo y nos encontramos en minoría parlamentaria con 25 escaños. También es verdad, que eso no paraliza la actividad del Gobierno, y la aprobación de leyes y así lo demostrará con dictámenes favorables y amplios consensos. Eso va más allá del acuerdo anterior que teníamos con el PP, y ahora contamos con el PNV. Desde el punto de vista económico, y como dice Andoni, la situación es muy difícil, pero precisamente por eso, pensamos que las actuaciones del Gobierno con su dinámica de defender a capa y espada al Estado de bienestar, con las medidas que se han aprobado con sindicatos y empresarios, hacen necesario que se desarrollen otras medidas y que se termine la legislatura. El lehendakari ha dejado bien claro que va a plantear los nuevos presupuestos, y además los partidos importantes como el PP y el PNV han adelantado que no se negaban a discutirlos. Nosotros intentaremos alcanzar el mayor acuerdo posible, porque en situación de crisis debemos dar cierta sensación de estabilidad y trasladarlo a la ciudadanía vasca. Nuestro esquema es agotar la legislatura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
“El Partido Popular que aupó a Patxi López a Ajuria Enea, engañó al PSE y este lo va a pagar caro”

P. Mientras tanto, sigue la vida parlamentaria y quedan muchas leyes en el tintero, entre ellas la histórica Ley municipal. ¿Habrá tiempo para aprobarla?

“Ahora a Bildu le molesta la participación ciudadana, que se recojan firmas contra su plan de basuras”

A. O. Depende si la legislatura va hasta el final. Podría haber tiempo si llegamos a consensuar. En el tema de la Ley Municipal es verdad que el PNV ha podido tener alguna responsabilidad de no lograr la aprobación de la nueva ley. Y es evidente, que es una ley que nos abre el debate en todos los partidos, porque en todos ellos tenemos, —dentro de nuestras propias casas—, gente que a la hora de abordar el tema de la Ley Municipal lo ve desde una óptica de país, desde una óptica de territorio o simplemente de municipio. Luego, está nuestro complejo entramado institucional y nuestro sistema, y que hay que repartir el dinero de otra forma. Es verdad que a los ayuntamientos les hemos dado muchos servicios y no les hemos dejado financiarse. Pero esto abriría un portillo a un tema que ha sido de equilibrio en nuestro país; que han sido y que son las relaciones financieras entre el Gobierno y las diputaciones. Resumiendo, no es un retraso por desgana ni por inoperancia de nuestros gobiernos, ni ahora ni antes. El Gobierno del PSE también dijo que lo iba a presentar en seis meses. Es un tema complejo para cada uno y que, también, plantea la necesidad de hablar de modelo de país.

José Antonio Pastor.
José Antonio Pastor.

Perfil

José Antonio Pastor (Ortuella, 1959), uno de los pesos pesados del socialismo vasco, ingresó en el PSE-EE en 1977. Inició su carrera política como concejal de su localidad natal, de la que después fue alcalde. Parlamentario del Partido Socialista en las tres últimas legislaturas, en 2002 fue elegido secretario general del PSE en Bizkaia, cargo que en la actualidad compatibiliza con el de portavoz del grupo socialista en la Cámara de Vitoria. En las elecciones de 2011 se postuló como candidato a diputado general de Bizkaia.

J.A.P. No descarto, en absoluto, que se apruebe la Ley Municipal si la legislatura se mantiene hasta el periodo final. Hay tiempo suficiente para abordarlo. No se trata solo de replantear las competencias para los ayuntamientos, sino, también, la estructura institucional del país. Y eso es un debate difícil, entendiendo la sensibilidad del PNV porque en su momento ese debate se abrió de forma muy virulenta y con distintas posiciones, incluso dentro de su propio partido. Pero, también, hay que decir que esta Ley Municipal ha venido consensuada en un 80% en Eudel y con el apoyo más importante logrado hasta ahora. Después, existen tensiones territoriales por las Diputaciones Forales que, probablemente, entienden que esta ley les afecta fundamentalmente en su régimen financiero. Pero creo que con serenidad y con sentido común, sin pretender poner el país patas arriba, se podría abordar el futuro como país.

P. ¿En qué medida la llegada de Bildu al futuro Parlamento puede modificar la política vasca?

A.O. Eso se tiene que clarificar. Nosotros tenemos las líneas marcadas: los del PNV, los socialistas y los populares, y ¿ellos qué? Entre lo que dicen y lo que escriben hay una diferencia abismal. Siguen redactando panfletos marxistas-leninistas y a veces con toques maoístas. Luego en la práctica es otra cosa. ¿Qué van a defender? Esa es la clave. En Gipuzkoa, por ejemplo, en la praxis política lo que están haciendo es completamente contradictorio. Ahora, les molesta la participación ciudadana y que se recojan firmas como para el tema de las basuras. No quieren oír hablar de consultas inocentes, muy abiertas a la ciudadanía. Entonces, ¿qué Bildu vamos a tener en el Parlamento? ¿Cuál de todas esas Bildus?

J.A.P. Bildu, hoy en día, es un conglomerado de fuerzas políticas que a raíz de la sentencia del Constitucional está montado sobre la izquierda abertzale y con pequeños satélites adheridos que, ahora mismo, componen esa coalición. Pero se van a imponer las tesis más ortodoxas de Sortu, las antiguas adaptadas a los tiempos y, entonces, tendrán que retratarse para que todos conozcamos lo que piensan, qué programa electoral, tienen y que propuestas hacen al país. Eso será muy clarificador. La próxima legislatura va a ser una especie de pista de aterrizaje para obtener el label de calidad democrática, que todavía no tienen. Nosotros no vamos a poner inconvenientes a ese camino, pero no vamos a participar. Es una responsabilidad exclusivamente suya.

P. Con un buen resultado electoral, como adelantan las encuestas, ¿puede Bildu ser la llave para la gobernanza, como ocurrió con la investidura de Ibarretxe?

“El mapa parlamentario que surja de las próximas elecciones, no tendrá nada que ver con el actual”
“Nuestra discrepancias sobre las medidas económicas del Gobierno Rajoy han provocado la ruptura del PP”

A.O. La llave de la gobernanza la tendrá, en primer lugar, quien gane las elecciones que será a quien le corresponderá intentar formar gobierno. En segundo lugar, habrá que ver cuál es la aritmética que sale de las urnas. En todo caso, el papel de la izquierda abertzale será el que los demás le dejemos. Siempre han sido hábiles para meter cuñas entre las otras formaciones, diciendo con quien se puede y no se puede pactar. Eso sí, luego ellos pueden hacerlo con el PSE en Gipuzkoa o con el PP en Álava y no pasa nada. La IA se aprovecha mucho de los complejos políticos de los demás y también es la que saca partido de las disputas, por ejemplo, entre el PNV y el PSE. ¿Quién se ha beneficiado de la durísima oposición socialista en los ayuntamientos del Txorierri la pasada legislatura? ¿El PSOE? No, Bildu ha sido la que ha subido en detrimento de los socialistas que han perdido muchos concejales. De todas maneras, la izquierda abertzale va a tener que afrontar también su propio proceso de clarificación ideológica y organizativa. Hasta ahora han vivido de la “épica de su lucha” y del victimismo por la Ley de Partidos. Ahora nos van a tener que decir cuál es su modelo de sanidad, educación, policía, economía...Y van a tener que hacer frente a sus propias contradicciones internas. Primero, las de la coalición tan heterogénea que son —es lo que tiene ser un frente antiPNV— y luego las de la propia IA, que tiene que convencer a sus militantes de que treinta años de lucha, de violencia, de sufrimiento —también por su parte—, de presos, ha dado como resultado simplemente que se puedan presentar a unas elecciones y gobernar en algunas instituciones, vamos, como un PNV cualquiera. Ellos que iban a traer la revolución y la independencia. Para este viaje no hacían falta esas alforjas, pensarán muchos.

J.A.P. Creo que no, Bildu se encuentra en este momento en una situación electoral probablemente artificial, excesivamente crecida por el hecho del anuncio de ETA que ha generado en la sociedad vasca una sensación de alivio, y que se ha volcado en un cierto premio que se da al mundo de Batasuna por dejar de matar. Primero, es una situación injusta y además no es real. Todavía, están viviendo en un cierto soufflé, y desde el punto de vista ciudadano en una cierta efervescencia política que han sabido hábilmente generar un sentimiento de simpatía hacía ese movimiento. Será llave o no en función de que los demás partidos le permitamos hacer. Habrá cuatro partidos políticos que van a conformar el mapa político vasco y, por lo tanto, de la misma forma que en Gipuzkoa decimos que fue un error mayúsculo del PNV haber permitido que Bildu gobernase las principales instituciones simplemente por el ansia de venganza contra el PSE, creemos que este es el momento de hacer una apuesta similar. Los tres grandes partidos tienen muchos más puntos en común que de desacuerdos, para hacer posible un gran pacto de país y sobre todo para evitar que Bildu obtenga un protagonismo político y mediático que realmente no le corresponde.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS