Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Matemáticas y Física supera a Medicina como la carrera de más difícil acceso

Las titulaciones del área biosanitaria vuelven a ser este año las que mayor nota de corte exigen

Matemáticas en la Complutense exige la calificación más alta con un 12,93 y Medicina, un 12,49

Una joven en el último examen de selectividad celebrado en la Complutense. Ampliar foto
Una joven en el último examen de selectividad celebrado en la Complutense.

La carrera doble de Matemáticas y Física ha ganado (con un 12,93 sobre 14) este año a Medicina (12,49) en la nota de corte más alta de acceso a las universidades madrileñas es decir, la mínima con la que se podrá matricular un alumno el próximo curso en cada carrera. Son, además, las dos notas más altas (ambas de la Complutense) que se piden el próximo curso a los alumnos para cursar una titulación en las seis universidades públicas de la Comunidad de Madrid. Aunque al compararlas hay que tener en cuenta que para Matemáticas y Física solo se han ofrecido en la Complutense 25 plazas, mientras que para Medicina, 340, lo que no resta valor a la novedad si se tiene en cuenta que la han escogido alumnos necesariamente brillantes y porque el año pasado Matemáticas y Física se mantenía en segunda posición.

El análisis de las notas en todas las universidades públicas madrileñas confirma que el éxito de Medicina en todas las que se ofrece (cuatro) sigue siendo rotundo a la hora de elegir carrera, a pesar de que el paro ha aumentado entre estos licenciados (según datos del Servicio Público de Empleo Estatal, en mayo había 2.458 parados, casi un 20% más que en abril) y de que tiene el coste más alto por crédito (26,14 euros). Como razones de esta demanda, los especialistas apuntan lo bien considerada que sigue estando socialmente esta profesión, las posibilidades de ejercer en el ámbito privado y el prestigo que tiene en otros países un título de médico español.

Notas de corte en las universidades públicas de Madrid
Universidad de Alcalá Las más altas: Medicina (12,229) y Biología Sanitaria (11,465). Ver todas
Universidad Autónoma de Madrid Las más altas: Medicina (12,424) y Bioquímica (11,906). Ver todas
Universidad Complutense Las más altas: Matemáticas-Física (12,934) y Medicina (12,499). Ver todas
Universidad Politécnica Las más altas: Biotecnología (11,971) e Ingeniería Biomédica (11,742). Ver todas
Universidad Rey Juan Carlos Las más altas: Medicina (12,189) y Relaciones Internacionales-Periodismo (12,043). Ver todas
Universidad Carlos III Las más altas: Derecho y Administración de Empresas (11,928) y Derecho y Economía (11,684). Ver todas

Esta preferencia de los jóvenes por Medicina está ligada además a otra cuestión: triunfan prácticamente todas las titulaciones del ámbito biosanitario, y de este ligado con la tecnología y la biología. Esto tiene que ver con el desarrollo que está experimentando este sector, con la aplicación de las tecnologías a la sanidad, los avances científicos y también con el desarrollo de un nuevo modelo social, a medio y largo plazo, que apuesta por una economía en la que juegue un importante papel la transferencia de los resultados de los descubrimientos científicos y tecnológicos (I+D+i) a la empresa y, con ella, a servicios y aplicaciones para los ciudadanos.

Es muy llamativo que de las dos titulaciones con una nota de corte más alta en las seis universidades, es decir, las escogidas por los alumnos con mejores expedientes, cinco (Biología Sanitaria, Bioquímica, Biotecnología, Ingeniería Biomédica y Medicina, esta última en cuatro universidades) sean de este campo. Las demás carreras con nota más alta tienen que ver con los mundos interconectados de la empresa, la economía y el derecho (en concreto, las dos que están a la cabeza en la Carlos III), en forma de dobles titulaciones: Derecho y Administración de Empresas (con un 11,9) y Derecho y Economía (11,6).

El vicerrector de Grado de la Universidad Carlos III de Madrid, Luis Raúl Sánchez, destaca el éxito que siempre han tenido en este centro los dobles grados. De hecho, muchos de ellos son los que tienen una nota de corte más elevada. “Tanto en las dobles de Derecho y Administración de Empresas y de Periodismo y Comunicación Audiovisual hemos tenido tres peticiones por cada plaza que hemos ofrecido, y en Derecho con Económicas, dos por cada plaza. Pero también es destacable el éxito de Ingeniería Aeroespacial y de Ingeniería Biomédica, ambas con 1,6 peticiones por plaza”, señala Sánchez. “Nuestra universidad ha cubierto ya en esta convocatoria el 99,5% de las plazas para el próximo curso y tenemos 17 titulaciones con la nota más alta de la Comunidad”, destaca el vicerrector.

En cuanto a las carreras vocacionales tradicionales (tales como Arquitectura o Bellas Artes), se mantiene la demanda alta y, por tanto, las notas de corte se encuentran entre las 20 más altas. Por ejemplo, para entrar en Arquitectura en la Politécnica hay que tener una nota por encima de 10,4; en la Universidad de Alcalá de Henares, de 9,1, y en la Rey Juan Carlos, de 10,2. Para entrar en Bellas Artes en la Complutense se necesita un 8,4; para Derecho en la Carlos III, un 8,1, y para Física en la Autónoma, un 8,7.

Por universidades, en la de Alcalá se mantienen a la cabeza, entre las cinco con la nota más alta, carreras sanitarias (Medicina, Biología Sanitaria, Fisioterapia y Enfermería (en los dos campus de esta universidad en los que se imparte, Alcalá y Guadalajara). También son llamativas las carreras en las que es más difícil entrar en la Politécnica, que han desbancado a las apuestas estudiantiles de hace años por ingenierías como Telecomunicaciones. Siendo una universidad con una oferta tan diferente de la de Alcalá de Henares, las dos primeras preferencias también están relacionadas con el mismo campo: Biotecnología e Ingeniería Biomédica. Les siguen Ingeniería en Tecnologías Industriales, Ingeniería Aeroespacial e Ingeniería en Diseño Industrial.

Es también destacable la apuesta de los jóvenes por Ingeniería Aeroespacial en España, que se repite en otras politécnicas, como la de Valencia. Los expertos señalan que, aunque algunos de estos titulados (alrededor del 10%) se colocan en la industria española, muchos de ellos escogen estos estudios con la idea ya de marcharse a trabajar a compañías de otros países europeos punteros en este sector o a Estados Unidos.

Carreras generalistas frente a especialidades

El repunte de las carreras generalistas, como las relacionadas con industriales, se observa en Madrid, pero no solo. Porque la misma tendencia en la demanda ha ocurrido en las universidades de otras comunidades autónomas, como la valenciana, que también publicaba ayer sus notas de corte.

Victoria Vivancos, secretaria ejecutiva de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles (RUNAE) de la Conferencia de Rectores (CRUE), ofrece un análisis global. A esta red pertenecen los vicerrectores de alumnos de todas las universidades, que son los que se ocupan más directamente de los asuntos de la admisión. “Hay diversos factores que han influido este año en la demanda de titulaciones. Los estudios que son vocacionales se mantienen y también los relacionados con el mundo de los negocios, como los de Administración de Empresas”, coincide Vivancos, que es también vicerrectora de Alumnos de la Universidad Politécnica de Valencia.

“Los grados nuevos tienen mucho éxito y muchas salidas, como la Ingeniería Biomédica. Son una buena opción y estamos viendo que la sociedad está valorando el mercado laboral que se va a desarrollar en el futuro. También las ingenierías generalistas son muy versátiles, y eso se nota en las opciones de los alumnos. Salen además muy bien preparados, con mucho nivel para salir a trabajar fuera de España”, explica la secretaria ejecutiva de RUNAE.

La opción por las titulaciones con más salidas y más alejadas de los sectores en declive por la crisis, como el de la construcción, se ve en las preferencias de los estudiantes. Las carreras relacionadas con la rama de la construcción, como las de Edificación, Ingeniería Civil o Ingeniería de Obras Públicas, han experimentado un pequeño descenso, señala Vivancos. No es concluyente pero sí es un indicador de que los jóvenes y sus familias son conscientes de que hay oficios a los que es complicado dedicarse en estos momentos, e incluso dentro de los cinco años que tardarán estos alumnos en acabar sus titulaciones de grado que empiezan el próximo curso.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fe de errores

Durante unas horas, en esta información se decía que la máxima puntuación que se puede obtener es 13, cuando en realidad es 14.

Más información