Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pleno del Parlamento vasco

El PP acusa a Ares de centrarse más en los presos y Sortu que en las víctimas

EA y Maeztu impiden una declaración institucional contra el atentado de Hipercor

La presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga, ayer por la mañana durante el pleno.
La presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga, ayer por la mañana durante el pleno. EFE

El mapa de la memoria sirvió ayer para que la portavoz en materia de víctimas del terrorismo del PP vasco, Mari Mar Blanco, abroncara al consejero de Interior, Rodolfo Ares, acusándole de estar más cerca de los presos de ETA que de las víctimas del terrorismo. Lo hizo con duras críticas a raíz de la inacción que el PP denunció del Ejecutivo vasco en torno al mapa de la memoria, una iniciativa que está recogida en la ley de reconocimiento y reparación para las víctimas del terrorismo, de 2008, y que, según Blanco, no ha avanzado ni en 2011 ni en 2012.

“Se le llena la boca hablando de memoria”, aseguró en la réplica, pero “últimamente solo le oímos hablar de presos y celebrar la legalización de algún partido”, dijo en referencia a Sortu. “En esa ceremonia de la confusión”, censuró la portavoz del PP en materia de víctimas, surge la duda de “si cuando habla de memoria hace referencia a los presos o a las víctimas”. La denunciada inacción en el mapa de la memoria puede ser entendida como un gesto de “complicidad con los que pretenden degradar la memoria de las víctimas”. Visiblemente molesto, Ares aseguró que han realizado gestiones en ocho casos —en dos de ellos las propias víctimas han rechazado la iniciativa— y afeó el intento de Blanco de buscar “la confrontación utilizando a las víctimas”.

Ares censura que el PP “utilice a las víctimas para la confrontación”

En las últimas semanas, las fricciones entre el PP, en el País Vasco y el Ministerio del Interior, y el Ejecutivo vascos vienen siendo frecuentes en materias relativas al fin del terrorismo, y bde una manera más acusada en cuestiones relativas a las víctimas y a sus verdugos.

Fue, de hecho, una tensa mañana donde los temas no dispusieron del apoyo pretendido en una cuestión relativa al terrorismo. Un ambiente inadecuado para intentar un consenso sobre la declaración institucional de recuerdo a las víctimas del atentado de ETA de Hipercor y al inspector de Policía Eduardo Puelles, asesinado por la banda.

La presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga, leyó el texto firmado por el PNV, PSE-EE, PP, Ezker Anitza-IU y UPyD, al cumplirse recientemente el 25 aniversario del atentado en el Hipercor de Barcelona y el tercer año del asesinato de Puelles en Arrigorriaga (Bizkaia). Pero el documento no fue suscrito ni por el parlamentario de EA, Juanjo Agirrezabala, ni por el portavoz de Aralar, Dani Maeztu, por lo que ha sido imposible que la declaración sea institucional ya que para ello se necesita el respaldo de todos los grupos. Uno y otro parlamentarios están ahora en la órbita de Amaiur.

Los críticos al texto leído por Quiroga pedían la inclusión de todas las víctimas

En una valoración posterior, fuentes de EA y de Aralar precisaron que también se solidarizan con la familia de Puelles y con las víctimas de Hipercor y muestran su rechazo “más absoluto” a ambos atentados, pero critican que el resto de los grupos “haya vuelto a discriminar” a las víctimas de las Fuerzas de Seguridad del Estado. En este sentido, han recordado que estos días también se cumplen los aniversarios de personas asesinadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado y para ello citaron los casos de Diego Alfaro, Felipe Carro, José Emilio Fernández, Alberto Soliño, Alfredo San Sebastián, Luciano Pérez y Vicente Vadillo, quienes “también se merecen el recuerdo del Parlamento vasco”, añaden.

El texto de la declaración institucional muestra el dolor, la indignación y el profundo rechazo a ambos atentados “que dejaron tras de sí una estela de muerte, destrucción y desconsuelo humano ante la que una sociedad democrática no puede mostrarse indiferente”. A su vez, se expresa la solidaridad y el afecto con los familiares de quienes fallecieron en los dos atentados y se reivindica “una vez más” la memoria, dignidad y justicia que se debe a las víctimas de Hipercor, a los familiares de Puelles y a todas las víctimas.

También en el texto suscrito por la inmensa mayoría de los grupos representados en la Cámara vasca se desea “fervientemente” que nunca más la acción del terrorismo vuelva a teñir de luto la sociedad.

Por último, las distintas sensibilidades que han rubricado esta declaración expresan su satisfacción democrática porque ETA se haya visto obligada renunciar a su actividad terrorista “por la acción del Estado de derecho y la presión de la sociedad vasca”, que será completa “cuando ETA anuncie su definitiva disolución”.