Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recoder frena el relevo en Rodalies al bloquear su relación con Renfe

Los representantes de Territorio se levantan de la mesa en la reunión del órgano mixto

Un tren de Rodalies saliendo de un túnel.
Un tren de Rodalies saliendo de un túnel.

La Generalitat dice que solo atiende a dos razones en sus relaciones con Renfe. La primera, que se inviertan los 4.000 millones de euros comprometidos en el Plan Rodalies. La segunda, que se modifique la ley ferroviaria para permitir que cualquier operador pueda ofrecer servicio ferroviario en Cataluña. Al considerar que sus reivindicaciones llevan año y medio cayendo en saco roto, ayer decidió dar un puñetazo sobre la mesa y levantarse de la reunión del órgano mixto Renfe-Generalitat, en el que se debía consensuar el nombre del nuevo director de Rodalies, cargo reservado para Miguel Pérez.

La escalada de tensión entre el Departamento de Territorio y el Ministerio de Fomento podría estar llegando a su cénit. Tras la espantada de la delegación catalana, el Ministerio de Fomento acusó a la Generalitat de “bloquear su relación con Renfe”. El cisma abierto deja en el aire el cambio de director, que podría decidirse dentro de un mes, pero sobre todo afecta a la firma del contrato programa que debe asegurar la financiación del servicio entre 2011 y 2014, la piedra que más le duele a Renfe, que está obligada a mantener el servicio pese a que no está asegurada formalmente su financiación.

El consejero de Territorio, Lluís Recoder, aprovechó la oportunidad para dejar clara su posición: “Desde hace tiempo intentamos hablar del modelo y, o nos dan una solución o no sé de qué tenemos que hablar”. Lo hizo desde un perfil contundente, sobre todo, cuando supo que Renfe le acusaba de pedir en la mesa de negociación con la operadora lo que está en manos del Ministerio de Fomento (cambio de ley) y de Adif (las inversiones sobre la infraestructura). Entonces se arrancó con que un consejero de la Generalitat “no tiene que hablar con una empresa pública del Estado” porque ya lo hará con la ministra de Fomento, Ana Pastor.

En todo caso, y pese a la posición de fuerza mostrada ayer, el Departamento de Territorio no descarta volver a convocar al órgano mixto, en el que están llamados a participar como máximos representantes el presidente de Renfe, Julio Gómez Povar, y el secretario de Territorio y Movilidad de la Generalitat, Damià Calvet.

Con la inversión de 30 millones en Rodalies consignada en los presupuestos del Estado de este año, Recoder considera papel mojado cualquier compromiso suscrito por el Ministerio de Fomento, por lo que ha apostado por estar a la greña con sus interlocutores. Censura que se inviertan 2.100 millones de euros en el AVE en Galicia mientras sigue en el aire el sistema de seguridad pendiente en la línea de Rodalies de Barcelona y la construcción de la línea ferroviaria que tiene que llegar hasta la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat, que ayer ofreció como contrapunto de la sí licitada y construida en Barajas. Hoy, Recoder se verá forzado a tratar el tema con la ministra Pastor. O al revés, para ver si la escenificación política tiene vencedores y derrotados.