‘Minijobs’ a 426 euros

El Gobierno catalán crea una nueva fórmula no laboral para reducir el paro juvenil Los beneficiarios, de 18 a 25 años, tendrán que ser licenciados o tener un grado superior de FP

El consejero Mena.
El consejero Mena.CARLES RIBAS

El Gobierno catalán cree haber encontrado la fórmula para aplacar el desbocado paro juvenil. El Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC) venderá a las empresas contratos en prácticas de hasta 40 horas semanales para jóvenes de entre 18 y 25 años al módico precio de unos 426 euros mensuales. Los afortunados tendrán que cumplir un requisito imprescindible, además de estar inscritos en las listas del paro: ser licenciados, tener el grado medio o superior de formación profesional (FP) o contar un certificado profesional. La secretaria de Empleo de la Generalitat, Esther Sànchez, se negó a compararlos con los minijobs alemanes, remunerados a un euro la hora.

Está previsto que los contratos, no laborales, tengan un mínimo de tres meses y se puedan prolongar hasta un máximo de nueve. Según los cálculos de la Generalitat, en Cataluña existe una bolsa de 32.000 potenciales beneficiarios de la medida, acorde al censo de inscritos en las oficinas de empleo, si bien Sànchez señaló ayer que la nueva modalidad de contrato atraerá hasta las oficinas del SOC más jóvenes interesados en incorporarse a una empresa con ese tipo de contrato. Según indicó, un centenar de empresas se ha interesado en el programa diseñado por el Departamento de Empresa, que dirige Francesc Xavier Mena.

La Generalitat quiere que ese primer contrato se convierta en “un instrumento al servicio de las políticas de empleo” para mejorar la empleabilidad y que la relación contractual acabe solidificando, y reducir así el 50% de paro juvenil. Antes, no obstante, las compañías interesadas en el programa deberán firmar un convenio con el SOC, que harán una preselección de candidatos para que sea la empresa la que acabe eligiendo al trabajador en prácticas. El joven tendrá un contrato no laboral y la empresa deberá asumir sus emolumentos más unos 40 euros de cotización a la Seguridad Social.

El SOC realizará tareas de control, que podrán comportar desde visitas al centro de trabajo, contactos periódicos con el tutor de la empresa y con los jóvenes que hagan estas prácticas. Según el director de la red ocupacional del SOC, Jesús Quiroga, los jóvenes tendrán un tutor dentro de la empresa y, al final, se podrá valorar cómo han mejorado sus competencias.

Los 426 euros que promete el contrato se ponen a la altura de los 420 euros que cobran como mínimo los beneficiarios de la renta mínima de inserción. La cifra es el equivalente al 80% del Iprem —el índice utilizado para otorgar becas— y el 65% del salario mínimo interprofesional. Y, en definitiva, una cantidad muy cercana al paradigma de la precariedad en el que se han convertido los minijobs alemanes que ahora se reclama importar a España desde patronales y otros foros empresariales.

Solo conocerse, la medida enfureció a los miembros de Avalot, la sección juvenil de UGT. Su portavoz, Daniel García, lamentó que, con su planteamiento, la Generalitat está cayendo en una maniobra de “dumping social”, “reventando los convenios colectivos” y “saltándose fórmulas con derechos como el contrato en prácticas”. En un comunicado, Avalot censuraba que, gracias a los nuevos contratos en prácticas, los jóvenes más cualificados podrán cobrar menos de una tercera parte de lo que gana un camarero en Londres.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50