Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell asegura que la privatización de la gestión sanitaria es irreversible

La Generalitat intenta tranquilizar a la población y a los trabajadores del sector

La decisión es estructural, no coyuntural. El Consell  asegura que la privatización de la gestión sanitaria es irreversible. Así de contundente se ha mostrado el vicepresidente del Consell, José Ciscar, tras inaugurar unidades de soporte vital básico y de SAMU ecológicas en el hospital de Dénia junto al consejero de Sanidad, Luis Rosado. Ciscar ha recordado que la Generalitat baraja un periodo inicial de concesión de diez años aunque está convencido de las virtudes del modelo y de su éxito futuro y, por tanto, no se plantea volver al modelo actual en el futuro.

Ciscar ha evitado dar detalles sobre las empresas que pueden participar en este proceso que se pondrá en marcha a principios del año próximo. Sí ha dicho que "en principio deben ser empresas interesadas, solventes y que conozcan la gestión sanitaria". El Consell recurrirá a la hora de adjudicar la gestión de todos los servicios no asistenciales al modelo llamado diálogo competitivo, que implica invitar a distintas empresas a presentar ofertas. Este modelo se está usando en otros contratos en los que trabaja el Consell para dejar en manos privadas la gestión de algunos servicios. Así, por ejemplo, la adjudicación de la gestión de la línea 2 del tranvía de Alicante se está negociando con el mismo modelo.

Tanto Ciscar como Rosado han centrado sus intervenciones en intentar tranquilizar a los ciudadanos como a los trabajadores del sector. "Garantizamos que los ciudadanos van a seguir teniendo los mismos médicos, los mismos centros de salud y los mismos hospitales. La sanidad va a seguir siendo gratuita y de la misma calidad", ha enfatizado Ciscar durante su intervención. El Consell también asegura que este nuevo modelo no implicará despidos. "No habrá ninguna reestructuración de persona", asegura Ciscar. Y remarcan los beneficios económicos que tendrá este cambio de gestión en forma de ahorro. El Consell estima que se ahorrará 443 millones al año.

El Consell se escuda en que el modelo anunciado ayer es distinto al llamado modelo Alzira y defiende que ha funcionado en países como Suecia, "que hoy continúa siendo un paradigma del Estado de bienestar".