Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El transporte escolar anuncia paros por los impagos en Valencia y Alicante

La interrupción de las rutas está prevista los miércoles y viernes desde la semana próxima

Los transportistas aseguran que la Generalitat les debe unos 30 millones de euros

El 85 % de las empresas que integran las UTE de transporte escolar que prestan servicios a centros educativos de Valencia y Alicante contratadas por la Consejería de Educación tienen previsto hacer paros dos días a la semana debido a los impagos del Consell, que les adeuda más de 30 millones de euros.

Así lo han explicado fuentes de la patronal del transporte, que han concretado que en la provincia de Castellón la única UTE que presta servicios ha decidido no secundar en paro mientras que en Valencia y Alicante, donde operan cuatro y doce UTE, respectivamente, el paro será "mayoritario".

Los paros tendrán lugar los miércoles y viernes de cada semana, desde los días 25 y 27 de abril, hasta que "se regularice la situación" y les abonen "de forma inmediata" los pagos correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2011, así como el primer trimestre de 2012.

El conjunto de las empresas de las tres provincias factura al mes "algo más de seis millones de euros", según han explicado desde la patronal, quien reclama un "compromiso" del Consell para cobrar los próximos meses de abril, mayo y junio de 2012 "en un plazo máximo de 60 días".

"Se trata de que regularicen la situación y presenten un plan de pagos para que se vea que, al menos, tienen voluntad", han explicado las empresas de transporte escolar, que sólo han cobrado los meses de septiembre y octubre del año pasado.

En un comunicado han explicado que "los reiterados incumplimientos" en los compromisos de pago por parte de la Generalitat Valenciana se producen desde mayo del año pasado.

Han argumentado su decisión de realizar paros técnicos "dada la negativa a fijar un calendario de pagos, y dado el deterioro de la situación aumentado mes a mes y la gran incertidumbre y desconfianza en la posible solución".

"Lamentamos profunda y sinceramente los inconvenientes causados a los escolares, a sus familias, al profesorado, a los centros docentes y a la Consellería de Educación, y pedimos comprensión a la dramática situación por la que estamos atravesando", han concluido.