la situación económica

Las Diputaciones buscan fórmulas para aliviar la asfixiante deuda municipal

Una veintena de corporaciones comunican su incapacidad de devolver el dinero

De izquierda a derecha, el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano; el diputado de Hacienda alavés, y los mandatarios alavés, Javier de Andrés, y vizcaíno, José Luis Bilbao, en la última reunión del Consejo Vasco de Finanzas.
De izquierda a derecha, el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano; el diputado de Hacienda alavés, y los mandatarios alavés, Javier de Andrés, y vizcaíno, José Luis Bilbao, en la última reunión del Consejo Vasco de Finanzas.francisco arroyo

Los Ayuntamientos vascos están sufriendo enormes dificultades financieras. Los 128 millones que adeudan a las tres Diputaciones —por la diferencia entre las entregas a cuenta a los municipios según las previsiones de ingresos forales, y la liquidación real de 2011— y las malas previsiones de recaudación tributaria que podrían incluso provocar una caída del gasto real frente al presupuestado también para 2012, además de las obligaciones de pago a los proveedores, están provocando auténticos quebraderos de cabeza a los consistorios. Sus rectores ven con extrema preocupación como las obligaciones de pago superan de largo a los compromisos de ingresos.

Las tres Diputaciones están buscando fórmulas para oxigenar la situación financiera de los municipios después de que más de una veintena en todo Euskadi, hayan comunicado ya su dificultados y en algunos casos incapacidad, para devolver las cantidades que adeudan a las Diputaciones en los plazos pactados, y además hacer frente al pago de sus facturas.

Eudel pidió prudencia a los Ayuntamientos a la hora de gastar

En Gipuzkoa son quince los Ayuntamientos “con la luz roja encendida”, según informa Mikel Ormazábal, en Álava son cuatro los que han solicitado el rescate a la Diputación, y en Bizkaia, aunque la institución foral no precisa cuántos se han puesto en contacto con ella para notificarle sus dificultades, sus responsables reconocen de forma implícita esa situación al confirmar que, pese al aplazamiento del pago de la deuda hasta el año 2014, están estudiando fórmulas especiales de crédito para quienes tienen problemas de liquidez, según informa Luis Mingallón.

Después de haber pactado la devolución del exceso de ingresos de 2009, y los 128 millones de sobrefinanciación de 2011, las corporaciones vascas se enfrentan a un 2012 con el problema de que la recaudación tributaria podría ser menor de la presupuestada y abrirse otro agujero este año.

Los consistorios adeudan a las Diputaciones 128 millones de euros

Eudel, la asociación que reúne a los 251 Ayuntamientos vasco, ya lo advirtió el pasado 6 de marzo en una carta en la que su presidenta, Ibone Bengoetxea, recomendaba a las corporaciones de los tres territorios prudencia a la hora de gastar por las consecuencias que se podían derivar de que sucediera lo mismo que en 2011. “Se hace aconsejable que se tomen como referencia de techo de gasto la liqudación de los presupuestos de 2011 y no las cantidades fijadas en los fondos forales para 2012”, citaba.

La financiación de los municipios arrastra además un problema histórico. La falta de una ley Municipal que regule y estabilice, no sólo el modelo político de relaciones, sino el modelo de financiación definitivo, complica el panorama. Después de 30 años sin ella, este mes podría salir de la Comisión Arbitral e iniciar el trámite parlamentario.

Junto al hecho de que la LTH, que establece las competencias de cada nivel administrativo, no ha reajustado el nivel de ingresos al de competencias, todo queda en manos de las negociaciones en los Consejos Territorial de Finanzas, y de la voluntad de cada Diputación. Un modelo que, en época de crisis, se está demostrando inválido para garantizar la viabilidad de muchos municipios, que tienen dificultades para llgar a fin de mes.

Un problema y tres soluciones

Al problema de la financiación de los Ayuntamientos vascos se suma el que no está teniendo una resolución en clave de país. Puesto que son las diputaciones las que recaudan los tributos e ingresan a los ayuntamientos las transferencias para sus principales gastos, cada una de ellas resuelve el problema como mejor entiende.

Ahora la UE está mirando con lupa el déficit de las corporaciones locales, y en ese bloque, en Euskadi, entran también las Diputaciones, con lo cual les interesa de forma especial tener el panorama lo más claro y saneado posible.

En Gipuzkoa son unos 15 los Ayuntamientos en una situación económica dramática aunque la Diputación guipuzcoana no ha desvelado cuáles son. Las entidades locales tienen que devolver este año al fisco provincial 49,7 millones en cuatro plazos, además de otros 33 millones que arrastran desde 2009. En Gipuzkoa no se ha reunido todavía el Consejo Territorial de Finanzas.

Ocho municipios (Berrobi, Lizartza, Anoeta, Zizurkil, Soraluze, Orio, Urretxu y Legazpi) tienen un ahorro negativo: sus gastos corrientes superan a sus ingresos corrientes. El caso de Orio tiene la salvedad de que no tiene un solo euro de deuda, por lo que su situación es menos traumática. En 2009 había 25 consistorios en esta grave situación. Además, hay otros tantos (Gaztelu, Zerain, Gabiria, Errezil, Ibarra, Deba, Oiartzun y Azkoitia) cuyo ahorros son positivos, pero están por debajo del 2% y resultan insuficientes por sí solos, sin acudir a la deuda, para afrontar los gastos ordinarios. Gipuzkoa estudia una línea especial de financiación.

En Álava los ayuntamientos de Salvatierra, Laguardia y el Valle de Arana cuentan con un remanente negativo del 5% de sus ingresos y una deuda viva que supera el 80% de sus ingresos corrientes. Han solicitado un “tratamiento especial de la diputación de Álava”.

Esta se va a ir reuniendo progresivamente con todos los municipios endeudados en más de cinco millones para pactar sus planes de saneamiento. Los ayuntamientos alaveses deben a la diputación gipuzcoana 78 millones de euros, de los que 29 corresponden a 2011. El pasado 20 de marzo, la institución alavesa aprobó el plan de viabilidad financiera de Salvatierra, y está trabajando en la refinanciación de los otros dos.

En Bizkaia “ningún Ayuntamiento ha pedido el rescate, pero eso no significa que lo estén pasando mal”, aseguró la pasada semana un responsable foral. El acuerdo de refinanciación de la deuda de 47,7 millones que los ayuntamientos tienen abierta de 2011 fue adoptado a instancias de los alcaldes de la Margen Izquierda.

En ese pacto, que flexibiliza la situación, los SAyuntamientos tienen que devolver en el presente año el 40 % de la cifra total a liquidar; en el año 2013, el 5%; y en 2014, el 30% de la cantidad total.

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS