Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat acusará a la empresa que introdujo el caracol manzana en el Ebro

La empresa Promotora Bama, que importa animales exóticos, presunta responsable de la plaga

Un ejemplar de la especie invasora caracol manzana.
Un ejemplar de la especie invasora caracol manzana.

La Generalitat se presentará como acusación particular en la causa judicial abierta en un juzgado de Tortosa (Baix Ebre) contra la empresa de importación de animales exóticos Promotora Bama, que presuntamente introdujo el caracol manzana en el delta del Ebro. El Departamento de Agricultura del Ejecutivo catalán ha entregado ante el juzgado de primera instancia e instrucción número 5 de Tortosa las providencias para llevar adelante el proceso. Así, la Generalitat pedirá responsabilidades penales contra Promotora Bama.

El asunto no es nuevo. En 2010, el Gobierno catalán ya inició un proceso administrativo para determinar el posible foco de la plaga y pedir responsabilidades ante la fiscalía. Según comunica la Generalitat, han tomado esta decisión por los estragos que ha causado y sigue causando la plaga de caracol manzana. Por el momento, se han gastado más de tres millones de euros en combatir a la especie invasora, cuyos destrozos en la cosecha afectan a una parte del delta del Ebro. “Pediremos responsabilidades por la plaga y por el coste económico de su erradicación. El departamento actuará con contundencia para evitar la introducción de especies ya que pueden poner en peligro la estabilidad ecológica”, afirma Pere Vidal, director de Agricultura de la Generalitat en las comarcas del Ebro.

Según el Ejecutivo catalán, este caracol de agua dulce empezó a invadir los campos de arroz en 2010. Sin embargo, los agricultores ya detectaron un año antes los primeros ejemplares en los alrededores de la ermita del municipio de L’Aldea y alertaron en vano de los peligros que podía suponer la especie. Precisamente, a escasos metros estaba ubicada la piscifactoría de la empresa Promotora Bama, desde donde presuntamente se escapó el primer ejemplar. Después, el molusco empezó a reproducirse, se extendió por la Sèquia Mare y desde allí, a través de los desgaües, por toda el margen izquierdo del delta.

Entidades ecologistas y agricultores ya acusaron desde un principio a Promotora Bama. La empresa en pocos meses desmanteló las instalaciones y huyó de delta del Ebro. Mientras tanto, el caracol manzana seguía imparable: se desplaza activamente contra corriente por el fondo del agua. También flota en la superficie y se deja arrastrar por la marea. En la actualidad estos caracoles están presentes en casi todo el margen izquierda de la red hidráulica, también afecta a parte del río Ebro, con el riesgo de traspasar al margen derecho. El año pasado los caracoles manzana llegaron a alcanzar los 10 centímetros de diámetro, pese a las medidas para erradicarlo. La Generalitat advierte de la peligrosidad que supone para la fauna y flora por su “extrema voracidad, resistencia a condiciones adversas y capacidad para reproducirse”. En una noche, dos caracoles manzana pueden comerse 400 raíces de arroz, el equivalente a una parcela.

El año pasado los caracoles manzana legaron a alcanzar los 10 centímetros de diámetro, pese a las medidas para erradicarlo

Entre las medidas llevadas a cabo por el Departamento de Agricultura de la Generalitat figurar retirar manualmente los caracoles y las puestas de huevos, así como colocar filtros o barreras físicas y realizar tratamientos químicos, lanzar cal viva o quemar los márgenes de vegetación en los campos más afectados. Durante dos inviernos la Unión Europea ha concedido el permiso especial para secar los arrozales. “El margen izquierda está seco, en 15 o 20 días soltaremos el agua de los canales y haremos un control para observar la evolución de los ejemplares, somos bastante optimistas”, dice Vidal.

En 70 kilómetros de campo también se han realizado desinfecciones con agua salada. Según las previsiones de la Generalitat, este último tratamiento tiene una incidencia del 100%. Los agricultores esperan ansiosos el inicio de la siembra para observar si los cálculos del Ejecutivo catalán se cumplen.