Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emarsa pagó 3.000 euros en noches de hotel de Cuesta con traductoras rumanas

El socialista Ramón Marí esgrime las facturas que acreditan cinco pernoctaciones en 2010

Los documentos corresponden a establecimientos de lujo de Alicante y Benicàssim

"A estas alturas ya nadie cree que sean traductoras", apunta  Ramón Marí, portavoz socialista en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) sobre las mujeres rumanas que pasaron cinco fines de semana de 2009 y 2010 en hoteles de lujo de Alicante y Benicàssim con Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa. Cuesta está hoy imputado por el saqueo de la empresa pública que gestionaba la depuradora metropolitana de Valencia, a la que fueron cargados los gastos, de cerca de 3.000 euros.

En su declaración ante el juez Vicente Ríos, que instruye el caso Emarsa, Cuesta alegó que se trataba de traductoras porque la depuradora tenía negocios en Rumanía, pero las facturas que obran en el sumario revelan que el gerente de Emarsa se alojó con una de ellas en una habitación doble del 22 al 24 de enero de 2010 en el hotel Melià de Alicante. Por ello pagó Emarsa 522 euros, que incluían gastos del servicio de habitaciones y bebida.

El año anterior, se alojó Cuesta en el mismo hotel los días 20 al 21 de marzo con otra mujer rumana, por 280,4 euros; del 21 al 23 de mayo con otra, por 228,1 euros, y del 11 al 12 de septiembre con esa misma joven, con un gasto de 501,2 euros. Del 27 al 29 de agosto de 2009, el entonces gerente de Emarsa se alojó con esta última mujer en el hotel El Palasiet, de Benicàssim, mientras dos ciudadanas rumanas ocupaban una habitación contigua, también por cuenta de Emarsa. En conjunto gastaron 1.303 euros.

Los desplazamientos y alojamientos los gestionaba Viajes Benimàmet, que llegó a facturar más de 300.000 euros a Emarsa, cuyo saqueo ha llevado al juez a imputar ya a 29 personas. “Tenemos la convicción de que las jóvenes rumanas participaban en otros viajes y alojamientos no justificados y pagados por Emarsa a sus directivos, aunque en las facturas no aparece el nombre de la acompañante”, explicó Marí, cuyo partido, el PSPV-PSOE, está personado como acusación popular en el caso.