Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EuroVegas se decidirá antes del verano

La empresa sabrá entonces si cuenta con la flexibilidad de las autoridades para que sea viable

En caso de seguir adelante, decidirá también si levanta el complejo en Madrid o en Barcelona

Sheldon Adelson, presidente y jefe ejecutivo del grupo corporativo The Las Vegas Sand, en Macao.
Sheldon Adelson, presidente y jefe ejecutivo del grupo corporativo The Las Vegas Sand, en Macao.

La empresa estadounidense Las Vegas Sands tiene previsto decidir antes del verano si construye en España el complejo de ocio y juego conocido informalmente como EuroVegas, y si lo levanta en un municipio del área metropolitana de Madrid o de Barcelona. Según afirmó ayer a este diario Ron Reese, su director de comunicación corporativa, ambas ubicaciones están empatadas en cuanto a ventajas e inconvenientes a poco de que finalicen los estudios para determinar la más adecuada.

¿De qué dependerá entonces la decisión? De la “flexibilidad” de las autoridades políticas de Madrid y Cataluña a la hora de atender a las peticiones de la empresa en cuanto a beneficios fiscales, cesión gratuita de terrenos, cambios legislativos, etcétera. “Examinaremos qué paquete es el mejor y decidiremos”, explicó Reese. Según dijo, el Gobierno central le ha dado libertad para elegir libremente el lugar.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, se reunió el 21 de febrero con el millonario Sheldon Adelson, presidente y accionista mayoritario de Las Vegas Sands, y recibió su listado de exigencias. Según Reese, el Gobierno se mostró “receptivo” con “el concepto” del proyecto e “insinuó” que será “flexible” con las condiciones. La empresa ya ha gastado cerca de 7,6 millones de euros en estudios, comunicación, abogados, asesores, etcétera. El portavoz con el que conversó ayer EL PAÍS lleva desde el lunes a caballo entre Madrid y Barcelona, manteniendo hasta cinco reuniones al día para explicar el proyecto.

La empresa promete invertir hasta 18.800 millones de euros de aquí a 2022, lo que permitiría crear según sus cálculos 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos. El proyecto contará con 12 resorts (36.000 habitaciones), seis casinos (1.065 mesas y 18.000 recreativas), nueve teatros, hasta tres campos de golf, un escenario con 15.000 butacas... Según dijo Reese, sólo el 35% de sus ingresos provendrá del juego. La construcción será progresiva: cuatro casinos cada dos años. Según Reese, el proyecto será inviable si no se atienden sus peticiones, aunque no quiso concretar qué nivel de flexibilidad precisa.

"Un parque temático para adultos"

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a defender esta mañana el proyecto de Eurovegas para Madrid, al que ha definido como un "parque temático para adultos".

En declaraciones a la Cope, Aguirre ha admitido que "hay mucha gente a la que no le gusta" el proyecto, "sobre todo a los que tienen" su edad, a los que que "les parece sórdido esto de los casinos", pero ha agregado que "todos los jóvenes han ido ya a La Vegas porque no tiene nada que ver con lo de hace 40 años".

La presidente ha reiterado su deseo de que Eurovegas recale en Madrid, "no porque tenga nada contra los catalanes", ha bromeado, al tiempo que ha recordado que ya en 2006 estaba "casi decidido" que el proyecto se instalará en la región, pero todo se paralizó con la crisis.

Según dijo, el Gobierno central le dio libertad para elegir el emplazamiento. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, se reunió el 21 de febrero con el millonario Sheldon Adelson, presidente y accionista mayoritario de Las Vegas Sands, y recibió de su mano su listado de exigencias para construir EuroVegas. Según ha señalado hoy el portavoz de la empresa, el Gobierno se ha mostrado “receptivo” con “el concepto” del proyecto, y ha “insinuado” que se mostrará “flexible” con las condiciones de Adelson. Hasta el momento, la empresa estadounidense ha gastado cerca de 7,6 millones de euros en estudios, comunicación, abogados, asesores, etcétera.

El portavoz con el que conversó ayer EL PAÍS lleva desde el lunes a caballo en Madrid y Barcelona, manteniendo varias reuniones al día para explicar el proyecto. La empresa promete invertir entre 15.000 y 18.800 millones de euros entre este año y 2022, lo que permitiría crear según sus cálculos 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos. Cuando esté completado el proyecto, contará con 12 ‘resorts’ (36.000 habitaciones), seis casinos (con 1.065 mesas y 18.000 máquinas recreativas), nueve teatros, hasta tres campos de golf, un escenario con 15.000 butacas... Según el portavoz norteamericano, sólo el 35% de los ingresos provendrá del juego. La construcción será progresiva, a un ritmo de cuatro casinos (12.000 habitaciones) cada dos años.

Según Reese, el proyecto es inviable si no se atiende a las peticiones de la empresa, aunque no ha querido concretar qué nivel de flexibilidad precisa para seguir adelante. Las Vegas Sands ha pedido una profunda reforma legal que incluye cambiar el Estatuto de los Trabajadores para relajar la “rigidez de los convenios colectivos” y la Ley de Extranjería para acelerar la concesión de permisos de trabajo; dos años de exención total o casi total del pago de las cuotas a la Seguridad Social y de todos los impuestos estatales, regionales y municipales; que el Estado sea garante de un préstamo de más de 25 millones de euros que solicitaría al Banco Europeo de Inversiones; y nuevas infraestructuras (metro, cercanías, carreteras, conexión con el AVE).

También quiere que la autonomía y ayuntamiento correspondiente le ceda todo el suelo público que poseen en la zona, “reubiquen las viviendas protegidas en otros emplazamientos” y expropien el suelo que esté en manos privadas. Pide una ley que le garantice exclusividad y ventajas fiscales durante 10 años. Que se permita a menores y ludópatas reconocidos entrar en los casinos, en cuyo interior se podría además fumar. Busca cambiar además la ley de prevención de blanqueo de capitales para que solo se obligue a identificar al cliente a la entrada del casino y cuando quiera cambiar fichas por más de 2.000 euros. E instaurar un sistema de intermediarios que en los casinos de esta empresa en Macao (China) parece haber caído en manos de la mafia.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram