Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 años de historia musical barcelonesa en 300 fotografías

El libro ‘Música pels ulls’ recoge las mejores imágenes de Francesc Fàbregas

Freddie Mercury, en una de las fotos del libro.
Freddie Mercury, en una de las fotos del libro.

Más que fotos, Música pels ulls, libro presentado la pasada semana, muestra una época de la vida cultural de Barcelona, aquella que se sitúa sobre un escenario y ante una audiencia que está allí para vivir un momento por definición irrepetible. En algún sentido ese sería el punto de contacto entre la foto de directo y el propio concierto, la plasmación de un momento fugaz que, gracias a la foto, a la memoria o a la suma de ambas, fija la memoria y le concede contorno, permite retener un instante.

Francesc Fàbregas fue uno de los fotógrafos pioneros del periodismo gráfico musical y en este libro compila sus mejores fotos de entre 1974 y 1994, 20 años que han visto como Barcelona y España pasaban del acné a la madurez en lo que a música en directo y giras internacionales se refiere.

Alguna de ellas fueron publicadas bien en Vibraciones o bien en sus hijas, Rock Espezial y Rockdelux, pero también las hay que nunca habían visto la luz. En cualquier caso, nunca habían sido recopiladas en una misma obra.

El libro, estructurado en capítulos con intención cronológica, muestra instantáneas, bien en escena bien fuera de ella e incluso mediante fotografía de estudio, de conciertos tan celebrados como los primeros de los Rolling Stones y Bob Marley, sustenta en papel los festivales Canet Rock, capta imágenes ya icónicas como la de Raimon, recuerda el aterrizaje en Barcelona de las huestes de la movida (impagable la foto de Almodóvar y McNamara), perpetúa el telón rojo de acceso al Zeleste de Platería, con su zeta enmarcada en un rombo, enseña un Dylan aún no tan huraño, a un Sting con melenas, a un Freddie Mercury con vello y tirantes, a una Dharma sin tinte, a multitud de cantautores con el adversario aún fácilmente distinguible, y se cierra con la enormidades de los conciertos de estadio, una especie ya casi extinguida en estos tiempos de fragmentación de mercado.

Son más de 300 fotografías que en 133 páginas nos hablan, sin más nostalgia de la que uno quiera poner, de una época que ya solo existe en la memoria. O en cualquiera de las excelentes fotografías recopiladas en este libro.