El acuerdo de la UE con Marruecos destruirá 16.000 hectáreas de cultivo

La liberalización supondrá pérdidas de 200 millones, según los sindicatos

Trabajos de recogida en huertos de la Plana Baixa en Castellón
Trabajos de recogida en huertos de la Plana Baixa en CastellónÁNGEL SÁNCHEZ

Los sindicatos agrarios advierten de que la liberalización del comercio de productos marroquíes amenaza la supervivencia de 640.000 jornales y la pérdida directa de 200 millones de euros en la Comunidad Valenciana. Según un estudio de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), el acuerdo comunitario acarreará en un futuro no muy lejano el abandono de 16.000 hectáreas de cultivo y, por tanto, “un daño irreparable” a la agricultura. La organización considera que el impacto será “devastador” para un sector estratégico que “se encuentra sumido desde hace tiempo en una situación muy delicada” y que, a partir de ahora, dejará de ser rentable. Las organizaciones agrarias lamentan que se haya primado los intereses de los empresarios franceses y alemanes, líderes en el transporte y la distribución, en detrimento de los españoles.

 España es hasta el momento la huerta de Europa. No en vano, Valencia, con 120.000 explotaciones agrícolas, es junto con Murcia y Andalucía, el bloque de regiones que han concedido al país el honor de ser el mayor exportador mundial de cítricos. Pero el pasado 16 de febrero, la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo votó a favor de la liberalización comercial entre Marruecos y la Unión Europea. La medida entraña, según sindicatos y empresarios, “un daño irreparable” esencialmente al sector hortofrutícola valenciano, especialmente en el apartado de cítricos, al entender que no puede competir en precios con el país norteafricano. Solamente en cuestión de un jornal diario, la diferencia entre el de un bracero marroquí y un temporero en tierras valencianas es abismal, según AVA. Mientras un sueldo diario en el campo marroquí alcanza los cinco euros, en el caso valenciano podría llegar a los 50 euros por día. A ello, habría que sumar las exigentes y costosas medidas fitosanitarias a las que están obligadas aplicar los empresarios agrarios.

Con este acuerdo europeo, algunos productos considerados sensibles —clementinas, tomates, calabacines, pepinos, fresas y ajos— gozarán de una protección especial y sólo se autorizará contingentes regulados. Pero, para lamento de los agricultores valencianos, no será así en el caso de naranjas y mandarinas, productos estrellas de la región. Por temporada, esta comunidad produce 4,7 millones de toneladas de naranjas y mandarinas. Por lo que el acuerdo europeo “amenaza” la producción de su fruta emblemática.

Un sueldo diario en Marruecos ronda los 5 euros y en la Comunidad los 50

Empresarios y sindicatos agrarios razonan el acuerdo en que las grandes empresas francesas y alemanas se beneficiarán de unos productos muy baratos en origen y producidos en una situación de “competencia desleal”. Además, se apresuran a añadir, el beneficiario con la medida no será el consumidor sino estas grandes firmas.

Los datos relativos al sector agrícola dan muestra de la importancia socioeconómica de este sector. Según datos de la EPA y facilitados por la Consejería de Agricultura, el número de empleados en el sector agroindustrial es de 300.000 braceros, cifra que representa el 16% del total de trabajadores. A ellos, hay que sumar los más de 35.000 asalariados empleados en las 542 cooperativas agrarias, según los datos manejados por la Confederación de Cooperativas de la Comunidad Valenciana. Además, según el último censo de la Seguridad Social de 2010, el número de empresas agrícolas es de 5.715.

El cultivo de los cítricos “peligra” tras el pacto europeo

La Consejería de Agricultura explica que se ha marcado dos objetivos: que el sector pueda competir en igualdad de condiciones en los mercados; y también preservar los intereses de los consumidores, dado que “las producciones presentan un nivel de calidad y seguridad alimentaria que los alimentos obtenidos en otras zonas del planeta no tienen”.

AVA-ASAJA fundamenta su denuncia en un estudio elaborado por sus servicios técnicos. Según su informe, el aumento de las exportaciones marroquíes de cítricos y hortalizas en “condiciones absolutamente ventajosas” se traducirá a corto plazo en la Comunidad Valenciana en el abandono de unas 16.000 hectáreas de tierras de cultivos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción