Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA TRAMA DE LAS AYUDAS A LA COOPERACIÓN

El día que Felip llegó tarde al trabajo

El director general de Cooperación fue detenido a primera hora de la mañana en su casa

Un discreto despliegue policial confiscó expedientes y copió datos de discos duros

Agentes judiciales extraen documentos de dependencias de la Consejería de Justicia y Bienestar Social.
Agentes judiciales extraen documentos de dependencias de la Consejería de Justicia y Bienestar Social.

El director general de Integración y Cooperación, Josep Maria Felip, llega habitualmente pronto a su despacho de la calle del Pozo, en pleno centro histórico de Valencia. No suele aparecer más tarde de las ocho de la mañana, según cuentan las personas que han trabajado en su departamento.

El jueves, sin embargo, a esas horas no pudo acudir a su lugar de trabajo. La policía lo detuvo en su casa, según indican distintas fuentes, bajo la acusación de fraude, malversación y falsedad documental relacionados con la trama de desvío de fondos de cooperación cuando ocupó el número dos de la extinta consejería de Solidaridad y Ciudadanía, bajo la dirección de Rafael Blasco.

Felip no llegó a la dirección general hasta las 11.30 de la mañana, acompañado por la policía. En ese momento, se procedió al registro de las dependencias del departamento en busca de pruebas relacionadas con los supuestos delitos cometidos en el ejercicio de sus responsabilidades.

La veintena larga de funcionarios que había en la dirección general fue congregada en el vestíbulo. La policía les conminó a que no hicieran comentarios ni hablaran sobre expedientes o cualquier otro material de trabajo, según apunta una de las personas que trabaja en Cooperación. Tiempo después, se les invitó a abandonar las dependencias e irse a casa.

Mientras, con un “discreto despliegue”, según indicaron fuentes oficiales de la Consejería de Justicia y Bienestar Social —de la que depende las competencias de Cooperación—, la policía confiscó expedientes y documentos en papel. Pero también procedió a copiar datos de los discos duros de los ordenadores de la dirección general de Cooperación. El registro duró hasta las 15.45, aproximadamente. Aunque no se limitó a las estancias de la Consejería de Justicia de la calle del Pozo. La policía también retiró cajas de documentación de la antigua sede de la consejería de Solidaridad y Ciudadanía, en la plaza de San Nicolás, donde todavía trabaja personal de Cooperación.

Las mismas fuentes de Justicia indican que durante los registros estuvo presente el subdirector general de Integración y Cooperación, la persona de mayor rango en el departamento por debajo de Felip. Además, añaden que el trato de la policía fue “exquisito” y que la orden de la consejería fue ofrecer la “máxima colaboración” y “todas las facilidades” a los agentes.