Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lemas contra la corrupción y los políticos en Alicante

Los participantes expresan hartazgo de la política y la impunidad ante los escándalos

El decreto del Gobierno "rompe todas las reglas democráticas", según los sindicatos

Manifestación contra la reforma laboral en Alicante.
Manifestación contra la reforma laboral en Alicante.

Nueva manifestación multitudinaria en Alicante contra las políticas del PP, y en especial contra la reforma laboral. Aunque la de este domingo no fue tan masiva como las dos anteriores, que se celebraron contra los recortes aplicados por la Generalitat en educación, sanidad y en otros servicios. La protesta logró reunir a unas 40.000 personas, según cálculos de los sindicatos, y unas 25.000 según cifras ofrecidas por la Policía Nacional. Sobre todo llegaron cientos de manifestantes de diversas poblaciones de la provincia que mostraron su rechazo a la reforma, pero también un cierto hartazgo de la política y por los escándalos de corrupción.

El itinerario fue más corto que en otras ediciones, ya que empezó desde las escaleras del Jorge Juan y transcurrió por Luceros, avenida de la Estación y Maissonave para concluir en Calvo Sotelo. Cuando la cabeza de la manifestación estaba llegando al final del recorrido, todavía había manifestantes que empezaban a incorporarse para participar desde Luceros.

La masiva participación fue todo un logro, teniendo en cuenta que era un domingo soleado por la mañana, y de resaca del carnaval. Sin embargo, el ambiente fue más familiar que en las dos pasadas manifestaciones, donde había grupos de compañeros de trabajo, docentes o alumnos con varias pancartas y muchos pitos y ruido.

Este domingo, en cambio, ondearon centenares de banderas de los principales sindicatos y se vieron muy pocas pancartas. Una de las más llamativas fue esta: “Si votaste al PP, ahora jódete”, y otra que rezaba: “Hasta los huevos de los políticos”. José Antonio, de 49 años, era uno de los que portaba esta última pancarta. “Hay un hastío generalizado contra los políticos, llegan al poder, se corrompen y encima son impunes”, se quejaba este manifestante, que conserva su puesto de trabajo pero que considera que la reforma laboral es “letal” para sus intereses.

Un grupo del movimiento 15-M de Elda y Petrer exigía en su pancarta que los políticos “recorten sus privilegios”. José Francisco Gómez y Mónica Hernández criticaron: “Ellos nunca pierden, siempre ganan, y ahora los primeros que sufrimos los recortes somos nosotros”.

Durante la marcha se fueron coreando diferentes consignas: “Si esto no se arregla, caña, caña, caña”, “A la mierda la reforma laboral” o “Esto nos pasa por tener un Gobierno facha”. Los sindicatos contaron en la manifestación de Alicante con el apoyo de partidos políticos, como el PSPV-PSOE, cuya pancarta portaba su vicesecretario general, Alejandro Soler, la secretaria de Organización, Elena Martín y el diputado Ángel Luna. También hubo pancartas de Esquerra Unida, con el diputado Lluís Torró, y de Compromís, con Mireia Mollà.

Al final, los líderes sindicales subieron al escenario para agradecer la participación masiva y mostrar su rechazo a la reforma laboral. Óscar Llopis, secretario de UGT, denunció que la reforma del PP “rompe todas las reglas democráticas, destruye derechos laborales y dinamita las relaciones laborales”, y además convierte a los empresarios “en amos, como si estuviéramos en un régimen feudal”. Llopis denunció las “mentiras y la colaboración de la jauría mediática del PP” que intenta desprestigiar a los sindicatos. Por su lado, Consuelo Navarro, de CC OO, tildó la reforma de “intolerable por ser un atentado a la clase trabajadora” y porque deja las manos libres a los patronos para organizar sus empresas con “tuercas y garrotes”.

La manifestación concluyó con un aviso claro de una inminente huelga general y animando a los presentes a participar en las manifestaciones convocadas para el próximo sábado 25 de febrero.