Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Alicante pide a las empresas el 21% de su presupuesto

La entidad pretende recaudar 1,5 millones entre 9.000 empresas

El Consell le debe casi cinco millones de euros

La Cámara de Alicante pide a las empresas el 21% de su presupuesto

Renovarse o morir. El cambio de normativa que ha eliminado la obligación de pagar cuotas a las cámaras de comercio y la crisis están obligando a estas entidades a buscar nuevas vías de financiación para seguir funcionando. Las cuotas suponían el 60% de los ingresos de las cámaras y tras su eliminación la Cámara de Comercio de Alicante ha decidido lanzar una agresiva estrategia en busca de fondos privados. Conscientes de que la normativa aprobada por el último Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero no será revocada por el actual Ejecutivo de Mariano Rajoy, la entidad que preside Enrique Garrigós explicó ayer que aspira a obtener de alrededor de 9.000 empresas y autónomos un total de 1,5 millones de euros en aportaciones voluntarias, lo que supone el 21,5% de su presupuesto para este año (siete millones de euros).

Garrigós aseguró que los que deben predicar con el ejemplo son los órganos directivos de la Cámara, a los que ya ha pedido en diversas ocasiones que se conviertan no solo en miembros (condición gratuita) sino en socios de la misma. Las aportaciones económicas de la campaña Únete a la cámara. Todo son ventajas pueden ser de 75 euros a 240 euros, de esta cifra hasta 480 euros y a partir de esta última cantidad en adelante en función de tres categorías distintas de colaboración. Y a cambio la entidad facilita diversas ventajas y descuentos en jornadas, cursos o promociones. La campaña se concretará con un equipo de trabajadores que a partir de hoy se desplazarán por toda la provincia en busca de apoyo empresarial.

Este martes la entidad hizo un llamamiento a la colaboración. Garrigós también explicó que cada Cámara ha tomado una determinación en función de su realidad económica y así, por ejemplo, la de Castellón también se ha lanzado a la búsqueda de aportaciones voluntarias de empresas.

La entidad quiere que la aportación pública baje del 70% al 30%

La Cámara de Comercio de Alicante sufre los rigores de la crisis y de los impagos del Consell, que desde 2009 acumula una deuda de casi cinco millones de euros. “Debe demasiado”, lamentó Garrigós en referencia a esta situación. El empresario aseguró, en cualquier caso, que hay un plan de pagos para hacer frente a una situación que a su vez impide hacer frente a 800.000 euros en pagos pendientes a proveedores.

La Cámara espera que entre el 70% y el 75% de su presupuesto proceda de sus propios medios, mientras que la aportación de las Administraciones, que en otros momentos llegó a superar el 70%, ronde el 30%.

La provincia de Alicante llegó a tener inscritas alrededor de 112.400 empresas, cifra que la crisis ha reducido hasta las 90.000 actualmente. Este año solo las empresas que facturen más de 10 millones de euros seguirán aportando por ley cuota obligatoria a las cámaras de comercio, una cifra que, aunque nada desdeñable, pesa menos en una provincia cuyo tejido productivo está claramente dominado por las pequeñas y medianas empresas y por los autónomos, según recordaron ayer los responsables camerales.