Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
la situación económica

La deuda empresarial pendiente suma la mitad de la caída de la recaudación

El Consejo Vasco de Finanzas certifica un descenso de mil millones sobre la previsión

De izquierda a derecha, Martin Garitano, Javier de Andrés, José Luis Bilbao y el consejero Carlos Aguirre, antes del Consejo Vasco de Finanzas. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Martin Garitano, Javier de Andrés, José Luis Bilbao y el consejero Carlos Aguirre, antes del Consejo Vasco de Finanzas.

La recaudación de impuestos en Euskadi sigue en caída libre, así como los problemas de liquidez de los contribuyentes (fundamentalmente empresas, pero también). El Gobierno y las tres Diputaciones certificaron ayer en la reunión del Consejo Vasco de Finanzas que 2011 se cerró con casi mil millones recaudados por debajo de las previsiones iniciales: de los 12.500 millones previstos en la misma cita de octubre de 2010 a los 11.480,9 millones del pasado diciembre.

El problema es que, de haber cobrado todo a tiempo, la caída hubiera sido la mitad. Las Diputaciones han aplazado el pago de deudas a sus contribuyentes por valor de 550 millones de euros, un 19,5% más que en 2010, cuando atrasaron 460 millones.

La deuda empresarial pendiente suma la mitad de la caída de la recaudación

“Los ingresos no han sido buenos, ya que pactamos por unanimidad un escenario de salida de la crisis, y el segundo semestre de 2011 ha sido muy malo”, reconoció el consejero de Economía, Carlos Aguirre.

Y 2012 no va a ser mejor, aunque las estimaciones apuntan a un ligero crecimiento de la economía y una estabilidad de los ingresos tributarios, sobre todo debido a que la última minirreforma fiscal aprobada en diciembre pasado, con la restauración del Impuesto de Patrimonio y ligeras modificaciones en el IRPF pueden ayudar a compensar la caída recaudatoria. Para el presente ejercicio la previsión de ingresos tributarios se sitúa en 12.117 millones de euros.

Los tres diputados generales y Aguirre apenas si le dedicaron dos horas a cerrar el cuadro de 2011 y el fondo de ajuste, posiblemente porque todos los asuntos más espinosos se quedaron para las próximas reuniones del Órgano de Coordinación Tributaria, donde también se sientan ambas partes. La coordinación de lucha contra el fraude, la creación del céntimo sanitario —impuesto sobre los hidrocarburos para financiar la sanidad— o el inicio de los trabajos para la nueva ley de Aportaciones se estudiarán en ese órgano.

Bilbao no precisa cuánto

ha ingresado Bizkaia

de los 560 millones

que afloró de fraude fiscal

Los tres mandatarios forales apenas si respondieron ayer a otras preguntas. Rebajando sensiblemente la tensión de las últimas semanas, el vizcaíno José Luis Bilbao, recurrió incluso al humor de José Mota en Televisión Española para retrasar hasta mañana la respuesta a algunas incógnitas sobre el déficit de su institución. “Hoy no, mañana”, repitió un par de veces, aunque daba la impresión de que se estaba mordiendo la lengua. Dicho y hecho. Apenas diez minutos después, la Diputación de Bizkaia ya había convocado oficialmente una rueda de prensa para el mediodía de hoy, en la que dará su versión sobre la reunión de ayer y sobre su propio déficit, tras el severo enfrentamiento que ha mantenido su partido, el PNV, con el lehendakari, Patxi López. Pero también sobre la lucha contra el fraude. Frente al aluvión de cifras y datos que suelen ofrecer sus diputados, Bilbao ayer no supo precisar cuánto dinero ha ingresado Bizkaia de los 560 millones de fraude fiscal aflorados el pasado ejercicio. En 2010, fueron algo más de 80 millones de euros.

El diputado general guipuzcoano, Martin Garitano, se mostró dispuesto a hablar del céntimo sanitario, aunque explicó que su equipo no es partidario a priori de instaurarlo. Y el alavés Javier de Andrés quiso lanzar un mensaje más optimista para este año y apuntó que la minirreforma fiscal “tiene que animar, aunque pueda haber piedras en el camino”.

La presidenta de Eudel, Ibone Bengoetxea, también asistente a la reunión, al igual que altos cargos de Economía y la titular de Justicia, Idoia Mendia, se mostró preocupada por la “difícil coyuntura” que atraviesan todas las instituciones debido a la crisis, pero especialmente los Ayuntamientos.

Bengoetxea aseguró tras la cita que la deuda acumulada de los consistorios con las Diputaciones asciende ya a 310 millones de euros en el periodo entre 2009 y 2011. “Eso es más o menos el 25% de las aportaciones de las Diputaciones a los municipios”, precisó. “Este escenario está causando muchos problemas a los Ayuntamientos”, concluyó.