Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps: “Seguiré mi carrera política”

El expresidente de la Generalitat ha defendido hoy su tesis doctoral

Los manifestantes rechazan su presencia en la Universidad Miguel Hernández

“¿Sinvergüenza? El sinvergüenza es [Baltasar] Garzón”, afirmó este viernes el presidente del Consell Jurídic Consultiu (CJC), Vicente Garrido, cuando fue interpelado por una estudiante que formaba parte de un grupo de jóvenes que concentrados en el campus de la Universidad Miguel Hernández de Elche para protestar por la presencia del expresidente de la Generalitat Francisco Camps, que acudía a la lectura de su tesis doctoral. El presidente del CJC mantuvo el siguiente diálogo con la joven que le llamó sinvergüenza:

— Garrido: “¿A quién se lo dice, a Garzón?”

— Estudiante: No, a usted.

— Garrido. Yo no, Garzón. Yo no soy un delincuente. Garzón sí, lo han condenado.

Más adelante, el presidente del CJC se refirió en estos términos a la sentencia condenatoria al juez Baltasar Garzón: “Genial, muy bien. La he leído y es muy buena, en mi opinión personal”.

La actitud de Garrido ante la condena a Garzón contrastó con la de Francisco Camps. El exjefe del Consell, tras defender su tesis y conocer que el tribunal evaluador la había calificado con la máxima nota, sobresaliente cum laude, declinó hacer ningún comentario sobre la condena al juez Baltasar Garzón. “Este señor [Garzón] no se merece que en un día tan bonito le dedique ni un minuto”, aseveró el expresidente de la Generalitat.

Camps encajó, igualmente con ironía, la protesta del centenar de jóvenes contra su doctorado. “Estos jóvenes están aquí por nuestro empeño en sacar adelante esta Universidad en contra del criterio de la oposición”, dijo.

Garrido considera "muy buena" la sentencia que condena a Garzón

Los jóvenes estudiantes concentrados en el campus de Elche recibieron y despidieron a Camps con un aluvión de insultos. No es un doctor, es un ladrón y Más educación y menos corrupción fueron las consignas más repetidas. El expresidente del Consell Francisco Camps volvió ayer a la escena pública en la Universidad Miguel Hernández para defender su tesis doctoral, apenas dos semanas después de ser absuelto en el juicio por el caso de los trajes. Y mientras Camps exponía al tribunal su tesis, en el exterior un centenar de jóvenes se concentró en protesta por su presencia en el campus.

Frente a este grupo, que acudió convocado en Internet por el colectivo del 15-M de Elche, se situó un grueso despliegue policial (unos 100 policías nacionales). A lo largo de las cuatro horas que duró el acto hubo algunos forcejeos entre policías y estudiantes que querían acercarse al edificio Torre Tamarit, donde Camps leía su tesis. Los agentes identificaron a algunos de los estudiantes y también a la diputada autonómica de Compromís Mireia Mollà.

Al término del acto, Camps habló con los periodistas y destacó su voluntad de seguir en la política activa. “Nunca me he sentido inhabilitado y seguiré mi carrera política”, dijo. Sobre el recurso del PSOE al caso de los trajes afirmó: “No tiene ningún interés. Ni lo sabía”.

El tribunal da a la tesis de Camps un sobresaliente 'cum laude'

El expresidente llegó al campus sobre 11.15, pero entró por una puerta de la parte posterior del edificio. Iba acompañado por Vicente Garrido, que ha dirigido la tesis de Camps. Un estudiante se dirigió al expresidente para preguntarle si no suponía un trato de favor que lea la tesis en la universidad que puso en marcha cuando fue consejero de Educación. “Nunca he tenido trato de favor y nunca lo he tenido en todas las veces que he tenido que presentarme ante los ciudadanos porque en todas me han dado su confianza”, respondió. Y a continuación, en tono irónico, dijo: “La Miguel Hernández está dando frutos excepcionales, sobre todo por estos chicos tan majísimos. Fue un acierto crear la Universidad de Elche por ver a todos estos estudiantes, todos ellos educados y con el entusiasmo que siempre crea que alguien venga a leer una tesis”.

Otro vecino de Elche, llamado Juan Luis, le preguntó si había pagado el traje que llevaba. Camps le exigió su nombre y respondió: “Ha dicho usted una cosa que no es cierta y tiene que pedir perdón inmediatamente”.

Superados los enfrentamientos dialécticos con los concentrados, Camps se dispuso a leer su tesis doctoral, titulada Propuestas para la reforma del sistema electoral. Durante los 40 minutos de intervención ante el tribunal de la tesis, Camps abogó por profundizar en la calidad del sistema democrático con listas abiertas con circunscripciones uninominales para la elección de diputados, senadores y parlamentarios regionales, “en función de criterios poblacionales y territoriales”. También defendió la elección directa de los alcaldes en los municipios de más de 10.000 habitantes. Y señaló que su propuesta persigue que “los ciudadanos puedan fiscalizar mejor la gestión de sus representantes”.

El tribunal examinador lo integraron las siguientes personas: Remedios Sánchez Ferri, catedrática de Derecho Constitucional de la Universitat de València; Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela; Mariano García Canales, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Murcia y presidente del Consejo Consultivo Jurídico de esa región; José Antonio García-Trevijano, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense y letrado mayor del Consejo de Estado; y Rosario Tur, profesora titular de Derecho Constitucional de la Universidad Miguel Hernández, que actuó como secretaria.

El tribunal, pese a recriminarle carencias, como faltas de ortografía al acentuar los pronombres, calificó la tesis con sobresaliente cum laude. Una doctora en Astrofísica de la Miguel Hernández calificó la tesis “como poco novedosa” y dudó de que alguna revista especializada llegue a publicarla.