Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concluye la exhumación de las '17 rosas de Guillena'

El éxito promueve la investigación sobre asesinadas en Fuentes de Andalucía y Puebla de Guzmán

Un voluntario, en la fosa de Guillena durante la última fase de exhumación.
Un voluntario, en la fosa de Guillena durante la última fase de exhumación.

Los trabajos de exhumación de restos en la fosa de Gerena, donde fueron enterradas 17 mujeres de la vecina localidad de Guillena tras ser vejadas y asesinadas por los franquistas, han terminado. Quedan por concluir las labores de identificación de ADN y determinar qué se hace con los restos hallados. Pero el éxito de esta campaña, tras más de una década de lucha persiguiendo la verdad, deja una consecuencia más importante: el grupo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (REMHSA), de la Confederación General del Trabajo, ha avanzado que promoverán la búsqueda de mujeres muertas en similares circunstancias en Fuentes de Andalucía (Sevilla) y la Puebla de Guzmán (Huelva).

Las conocidas como las 17 rosas de Guillena fueron mujeres de entre 20 y 70 años secuestradas, violadas, rapadas, encarceladas, intoxicadas con aceite de ricino y expuestas al escarnio de sus vecinos antes de ser asesinadas. Sus descendientes, agrupados en la asociación 19 Mujeres (dos de las víctimas sobrevivieron), no han parado hasta desenterrar la verdad y pese a las presiones sociales y políticas sufridas.

Restos de las mujeres con balas en el cuerpo.
Restos de las mujeres con balas en el cuerpo.

La zona donde fueron arrojadas y fue su tumba durante 74 años ha quedado completamente limpia. En el lugar de los cuerpos, los familiares han enterrado una botella con un mensaje dentro, en el que se puede leer la historia de las mujeres, con sus nombres y apellidos. Cuando sean identificadas, los familiares han propuesto que se entierren todas juntas en el cementerio de Guillena, localidad de donde eran las mujeres y donde estuvieron dos meses encerradas en el calabozo de lo que era la cárcel, hasta que en noviembre de 1937 fueron trasladadas a Gerena en un camión, las soltaron en el cementerio y empezó "la caza de la mujeres".

De los 17 cuerpos encontrados no todos están completos, pero la gran mayoría de los cráneos tienen los dientes, la parte más fácil para poder identificar a las mujeres. De las que no tengan molares, se llevarán al laboratorio NBT de Bollullos (Sevilla) el fémur o el cúbito. Ahora todas las pruebas de los familiares están en el laboratorio y, mientras se realiza la identificación de los cadáveres, el resto de los cuerpos permanecerá en un aula del centro cívico de Gerena cedida por el Ayuntamiento de la localidad.

El coordinador de la REMHSA, Cecilio Gordillo, ha recordado que los casos de torturas y asesinatos de mujeres que ni siquiera tuvieron actividad política y fueron represaliadas solo por haber sido compañeras de republicanos, para que estos se entregaran o para averiguar su paradero, aumentan conforme continúan las investigaciones. José Antonio Jiménez Cubero, autor de Con nombres y apellidos. La represión en Cazalla de la Sierra (1936 - 1950), ha incorporado a la base de datos Todos los Nombres un balance de 118 mujeres represaliadas en la localidad sevillana mencionada en su libro.

Uno de los episodios más brutales con mujeres ocurrió en Fuentes de Andalucía y sigue oculto. Ni siquiera se tiene constancia del lugar exacto donde fueron enterradas 27 mujeres, algunas menores, que fueron secuestradas, esclavizadas por sus torturadores durante días, violadas, asesinadas y arrojadas a un pozo cerca de la finca El Aguaucho.

“El éxito en de Guillena deberá irremediablemente continuar en Fuentes de Andalucía. Y después, quizás, con las 15 fusiladas en el callejón de la calle Las Peñas, junto al cementerio de La Puebla de Guzmán donde están en una de las cuatro fosas comunes existentes en esa localidad”, ha afirmado Gordillo.

En el pueblo onubense, tras el golpe, el comité revolucionario intentó coger dinamita del polvorín de la mina Herrerías, pero el director de las instalaciones y el comandante del puesto lo impidieron. El avance de los franquistas provocó una huida masiva hacia el campo, la localidad vecina de El Cerro del Andévalo y Portugal. Cuando fue tomada la localidad, se produjeron más de 100 fusilamientos. En La Puebla hay cuatro fosas que aún no han sido investigadas. En una se conoce que hay 27 hombres fusilados en la conocida como Curva de la Muerte, a unos cuatro kilómetros del pueblo, y las 15 mujeres fusiladas en el callejón de la Calle Las Peñas, junto al cementerio.