Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios del PP acaparan las ayudas para empleo

La Xunta incumple el criterio del número de parados para asignarlas

Los municipios del PP acaparan las ayudas para empleo

Cuando aprieta la necesidad y los ayuntamientos apenas tienen una obra a la que colgarle el cartel de “municipal” y ofrecer un puñado de empleos, la Xunta favorece a los gobiernos de su color político. Lo evidencia el reparto de los fondos (82 millones de euros en dos años) para los programas de cooperación que recibió del Estado bajo el epígrafe genérico de Programas de adquisición de experiencia laboral durante los años 2009 y 2010. De los datos publicados por la Consellería de Traballo en el Diario Oficial de Galicia el pasado diciembre, se desprende que el Gobierno gallego ha eludido aplicar en un 96% el criterio de distribución que rige, en términos generales, para el reparto de este dinero: el número de parados. El alto porcentaje de incumplimiento del teórico criterio de distribución se hace más llamativo si se tiene en cuenta que durante los mandatos de Manuel Fraga en la Xunta, el PP incumplía igualmente, pero en un 36%, el espíritu de la orden, favoreciendo a los suyos, como también lo incumplió el bipartito, aunque en este caso en menos del 10%, arrimando el dinero hacia sus gobiernos.

Los expertos reconocen que las comunidades autónomas pueden “matizar el criterio” por el que se concede el dinero “aunque dentro de lo razonable”. Y consideran razonable la selección atendiendo al número de población. La orden ministerial y la de la Xunta dejan claro que las comunidades podrán destinar los fondos a “acciones incluidas en cualquiera de los programas de fomento del empleo y formación profesional para el empleo de acuerdo a sus necesidades de gestión y en función de las especificidades de los colectivos a atender”. Y precisa que podrán “ordenar y redistribuir” según esas necesidades de gestión y en función de las especificidades de los colectivos a atender, “las cantidades inicialmente asignadas” en estos programas. Las ayudas merman. Galicia recibió en 2009 48,7 millones de euros para destinar a cualquiera de los programas de fomento y formación de empleo. En 2010, la cifra bajó a 38,3 millones, un 21% menos.

Los socialistas denunciaron a comienzos de 2009 el “sectarismo” en el reparto de estos fondos. Alcaldes del PSdeG entregaron entonces un escrito a Feijóo denunciando “arbitrariedad yl sectarismo” en el reparto de los fondos y reclamaron a Traballo que corrigiese esa situación. Los socialistas alertaron entonces de que la mayor parte de los municipios vieron reducidas las aportaciones a menos del 10% de lo que recibían en años anteriores, mientras que en otros “desaparecieron por completo”, como en los ourensanos de Carballeda de Avia y A Rúa.

Los fondos de cooperación bajaron en un 21% entre 2009 y 2010

El ‘castigo’ a las grandes ciudades

C.H.

La Xunta distribuyó 48 millones de euros en 2009 para los programas de formación de empleo entre los ayuntamientos. Las grandes ciudades, gobernadas en ese momento por PSOE o BNG (o coaliciones de ambos) recibieron cantidades alejadas de lo que les correspondería teniendo en cuenta su gran concentración de parados.

En 2009, A Coruña recibió 16 millones de euros de la Xunta, pero el paro registrado era de 82.945 personas, con lo que la inversión del Gobierno gallego fue de 252 euros por cada uno de los parados. Durante tres años de Gobierno presidido por Fraga, esta ciudad recibió 42,8 millones; durante los tres de Touriño, 43, 1 y en los dos computados estadísticamente del Gobierno de Feijóo 29,2 euros.

En el mismo 2009, Lugo, con 19.185 parados, recibió poco más de ocho millones de euros: 517 por parado. Los últimos tres años de Gobierno de Fraga recibió 22,3 millones de euros; los tres del bipartito presidido por Touriño, 23,6 y los dos de Feijóo, 16,1 millones.

Pontevedra, con un paro registrado de 80.710 personas, recibió 15,5 millones (253 euros por cada desempleado). En este caso, la inversión del Gobierno de Feijóo también es a la baja. Pontevedra obtuvo 32,8 millones durante tres mandatos de Fraga; 39,7 de tres de Touriño y 25,3 de los de Feijóo. Ourense, que en 2009 tenía 23.421 personas en el paro, recibió 8,5 millones para el desarrollo de estos programas (450 euros por parado). Con Fraga recibió 22,7 millones, 24,3 con Touriño y 16,2 con Feijóo.